Entrevistamos a Francisco Bendala, Hno. Secretario del Oratorio de San Felipe Neri de Madrid. La institución, como veremos en la entrevista, constituye un camino seguro para la santificación de seglares que, al igual que San Felipe Neri (grande y genial santo), aspiren a llegar… al Paraíso.

Para el que no lo conozca, háblenos del Oratorio de San Felipe Neri en Madrid.

Es la pieza fundamental y clave de nuestra institución, la Congregación de Seglares de San Felipe Neri, fundada en 1694, por lo que ya tiene a sus espaldas 325 años de funcionamiento ininterrumpido, habiendo figurado en ella, a lo largo del tiempo, grandes personajes como, entre otros y por nombrar sólo alguno, el famoso cardenal Portocarrero o el beato Bernardino de Obregón.

¿Qué espíritu anima realmente a la Congregación?

Las enseñanzas, vida y obra de San Felipe Neri, cuya santidad fue ya patente en vida –sus muchos milagros así lo acreditaron, así como los que desde entonces se realizan por su mediación--, dotado de una profundísima espiritualidad, hombre humildísimo, incansable practicante de todas las obra de caridad posibles, gran devoto de Nuestra Madre Santísima, fundador de los famosos “Oratorios”, que tantos y tan buenos santos han dado –en breve será canonizado, por ejemplo, el cardenal Newman, eminente y ferviente filipense-, Es además, uno de los santos más originales, alegres, divertidos y cercanos que tiene la Iglesia, dotado de un humor desbordante y de buen carácter, magnífico pastor de sus ovejas, a las cuales llevaba por el buen camino con dulzura, paciencia, amabilidad y enorme constancia.

¿Cuál es la función principal de la Congregación?

Originalmente la asistencia a los enfermos, para lo cual desde el siglo XVIII se instaló en el Hospital General de Madrid, hoy museo Reina Sofía. Cuando aquél cerró, la Congregación se trasladó a su actual sede en la calle Antonio Arias 17, desde la que seguimos visitando enfermos, y también mayores, a petición de ellos o de sus familiares, en hospitales, residencias o domicilios, con los que rezamos y a los que acompañamos exhortándoles y ayudándoles en tales trances.

¿Y qué más nos puede decir del espíritu filipense?

Pues mucho más, porque estamos ampliando nuestras actividades de apostolado y caridad, adaptándonos y evolucionando con los tiempos, siempre haciendo gala del espíritu filipense que nos anima, de forma que ahora también organizamos reuniones y charlas formativas, excursiones, apoyamos a instituciones y grupos católicos en sus actividades, donamos libros de espiritualidad a cárceles y otros colectivos necesitados de tan importante sustento y practicamos otras obras de caridad, siempre que tenemos oportunidad y posibilidades; igual que hizo San Felipe. Y no quiero dejar de decir que además somos el 4º Turno de Adoración Nocturna de Madrid, importantísima práctica religiosa que realizamos según los más estrictos cánones.

¿Qué actividad original destacaría?

Hemos puesto en marcha dos: los “Diálogos filipenses” y el “Oratorio en oración”. La primera es calco de cómo empezó San Felipe. Reuniones de una media hora en la que los que quieran, miembros o no de la Congregación, intercambian conocimientos u opiniones sobre algún pasaje del Evangelio o tema de actualidad que afecte a la Iglesia y a la sociedad en general. La segunda es esencial, consistiendo en quince minutos de oración por alguna intención particular que nos encargan o bien que consideramos de importancia en cada momento para la Iglesia, España o el mundo.

¿Quiénes forman parte de la Congregación?

Ser miembro de ella es muy fácil: católico, hombre o mujer, no importa la edad, seglar –es decir, que no tenemos votos ni promesas especiales ni estrictas, y sí nuestras propias vidas, trabajos, familias, etc.--, comprometiéndonos únicamente en profundizar en el conocimiento de nuestra Santa Fe, en la práctica habitual de los sacramentos y dedicando a las obras de apostolado y caridad que tiene en marcha la Congregación según el tiempo y el esfuerzo que cada cual puede, según sus circunstancias personales. A nadie se nos exige más de lo que queremos y/o podemos. Siempre animados del espíritu jovial, alegre y confiado de San Felipe.

¿Qué afán les mueve realmente?

Uno sólo, pero ardiente: siguiendo las enseñanzas de San Felipe Neri, trabajar por el bien de las almas y la gloria de Dios, para llevar al Cielo a las almas. Las mentes y corazones del hombre de hoy son heridos por la confusión y la paganización que caracteriza nuestro tiempo. También nos mueve la alegría que supone seguir el camino empinado que lleva a la puerta estrecha del Paraíso. Es un destino muy ansiado por San Felipe y por nosotros, único lugar en el que por fin nuestro corazón reposará con Dios en absoluta paz y felicidad por toda la eternidad.

Por último, de un mensaje final para el que quiera conocerles...

Quiero animar a que nos conozcan sin compromiso alguno, para lo cual pueden contactar a través del correo info@congregacionsanfelipeneri.com o llamar al teléfono 638.077.396 ¡No se arrepentirán!