Este tipo de palabras y frases como “bajar niveles de triglicéridos” que solemos escuchar en anuncios de yogures y demás, no deberían de ser tomadas a la ligera. Puede que el anuncio del yogurt en sí, que está claro que ni tomando 150 envases al día lograrías realmente bajar tus niveles de triglicéridos o conseguir lo que prometen para tu cuerpo. Pero bajar los niveles de triglicéridos debería de ser algo casi de prioridad. ¿Saben por qué? Porque si usted no baja sus niveles, puede que de aquí a unos años sufra un ataque al corazón. Y eso puede suponer o la peor experiencia que pasará por su vida, o su muerte. ¿Quiere evitar esta desgracia? Pues haga caso a nuestras recomendaciones y cambie su alimentación ya! Una alimentacion saludable y equilibrada junto con beber al menos 1 litro de agua al dia, pueden hacer maravillas por su salud!

  1. Pescados grasos 

Cuando decimos “pescados grasos” nos recomendamos a los que están cargados de grasas sanas. Tales como el salmón, el atún o la trucha. Que además están repletos de antioxidantes, nutrientes y beneficiosas vitaminas de las que nuestro cuerpo se podrá beneficiar enormemente. Los pescados grasos en ácidos Omega 3 son esenciales para un correcto funcionamiento del corazón, y ayudando a la importante tarea de bajar nuestros niveles de triglicéridos hasta niveles sanos y fuera de riesgo. Las gambas o el pez gato también son ideales para lograr nuestro objetivo. Si no podemos permitirnos comprar gambas, el simple y delicioso atún en lata (en su jugo o aceite de oliva) nos servirá también para mucho.

  1. Aceite de Oliva

Y como siempre dicen los chefs, que sea siempre aceite de oliva virgen y extra (y si es con denominación de origen de aceites, mejor que mejor!) El aceite de oliva es beneficioso para nuestro organismo, eso sí, en su justa medida siempre y sin pasarnos. La única manera justificada que tenemos de “pasarnos con el aceite” -y justificar echarnos medio litro- sería si por ejemplo estuviésemos dándonos friegas en las piernas para mejorar la circulación, o purificar nuestra piel. Pero siempre que sea consumido de forma oral, una o dos cucharadas máximo, pues el aceite está cargado de kcal.  Usar aceite de oliva en su justa medida, en cocciones y ensaladas, nos aportará protección contra problemas cardiovasculares. También el aceite de cacahuete y el de colza.

  1. Cereales 

De todo tipo, porque ayudan a los triglicéridos a mantenerse sobre los niveles correctos que todos deberíamos tener. Cuando hablamos de cereales nos referimos también a panes de calidad, pasta de trigo natural, arroz marrón o avena. Nada de “cereales malos” y cualquier tipo de ellos (ej: comernos una pizza porque lleva harina y aceite… NO!) Y nada de cereales refinados, porque a eso no nos referimos ;). Es recomendable que al menos un 45 a 65% de nuestra ingesta diaria calórica provenga de carbohidratos, y mejor que estos sean de este tipo de cereales sanos.

  1. Frutas y vegetales

No habría ni que recomendarlo, porque en teoría todos deberíamos de estar comiendo cinco o más piezas de frutas y vegetales al día. Si comemos demasiado, muchas de esas calorías innecesarias se convertirán en triglicéridos, y demasiados de estos serán precisamente lo que hará que lleguemos al punto de comenzar a bajar nuestros niveles. Las frutas y verduras pueden ayudarnos a picar entre horas sin excesos de engordes, y por ello evitar subidas innecesarias e insanas de nuestros niveles de triglicéridos.

  1. Judías 

Todo tipo de judías son las recomendadas para intentar bajar nuestros niveles de triglicéridos. De hecho, aquellas personas con riesgo de padecer infartos al corazón, deberían de estar comiendo judías de forma mucho más regular, incluso semanalmente y sin exagerar. La fibra es también importante para evitar problemas cardiovasculares y posibles infartos en el futuro. 25gramos diarios de fibra serían lo ideal para nuestro organismo.