No se si estará hoy en día esto del todo claro, la educación del individuo es el pilar básico de una sociedad.
 
Por supuesto, la educación debe ser, como la llamo yo,  ''integral'' o no es educación. Por tanto ésta debe ser intelectual y moral. Cargada no sólo de conocimientos en diversas materias sino también de buenos principios y valores éticos. 
 
Una educación superficial y un materialismo absurdo debilitó a la sociedad. Debilitó el cuerpo, debilitó el Alma y ha embotado la mente. (Por cierto, España, es el segundo país europeo en consumo de cocaína y cuarto en el de marihuana. Vaya éxito).
 
Hemos creado un mundo en el cual parece ser el epicentro del mismo, producir y consumir recursos y dinero, creyendo algunos que les dará la felicidad absoluta, en lugar de una sociedad que gire en gran parte entorno a la cultura, a la moralidad y por último al progreso humano. Y cuidado con la autocomplacencia, pues sólo nos ha llevado a la apatía y después, como sigamos así, al caos.
 
Debemos crear y formar personas, (pues somos seres humanos), no máquinas corruptas, llenas de vicios, listas sólo para consumir y despilfarrar. Toda sociedad que gira sólo entorno a eso, es una sociedad sin futuro.
 
Por otra parte, se ha creado un espíritu individualista-egoísta pero no un espíritu de equipo, un espíritu solidario, como debe haber dentro de los estados y como ya hubo en otro tiempo en este país. Y encima, dentro de esta sociedad, parece como si se premiase más al incapaz y se arrincona al capaz. 
 
Muchos, quieren derechos pero, ¿que pasa con los deberes para con la patria?. Muchos han confundido ''la velocidad con el tocino''. 
 
La mayoría de nuestros políticos y personajes públicos actuales, espejo en el cual se debe fijar el ciudadano, son mediocres, están vacíos y corrompidos. No nos sorprenda luego que una gran mayoría de la sociedad resultante sea en gran parte parecida, pues todo esto, inevitablemente, se retroalimenta. Millones de españoles votando a incompetentes y mediocres políticos, pues se sienten identificados con ellos, es un claro ejemplo de como está el nivel de gran parte de la población. Miles de españoles, que sólo parecen conformarse con los éxitos deportivos (selección de fútbol, de baloncesto, etc...), y no con los éxitos de España a nivel exterior, es, por lo menos para mi, también preocupante. Los éxitos deportivos están bien, sin duda, pero más me importan los otros éxitos. Esos son los que se deben exigir a nuestros gobiernos, éxitos políticos, para España pintar algo en el mundo, que no pintamos apenas nada por Dios. 
 
Avanzamos, dicen que rápido, ¿pero tenemos claro hacia donde?. Hay muchas personas por ahí que están desorientadas, no saben ni lo básico yo creo, ni que hace aquí ni ,sobre todo, hacia dónde van. Mal asunto sería ese la de una sociedad sin rumbo, desnortada.
 
Dicen también que hay mucho entretenimiento nocivo de utilidad relativa. Pero es que, el entretenimiento ridículo y banal está también para ayudar a crear incultura y con ello, incultos, gente ignorante, crédula, luego fácilmente manipulable. La ingeniería social haciendo de las suyas como siempre por medio de la anestesia de ciertos medios de comunicación, aprovechando (y potenciando) la apatía de la mayoría del pueblo español.
 
Pero, aún así, en nuestras manos está, siempre lo ha estado y estará. De nosotros depende el destino de España. No nos dejemos llevar cual hoja al viento, despertemos, hagamos una labor de autocrítica, demos un golpe de timón cambiando el rumbo de la nave para no encallar definitivamente o, peor aún, chocar contra las rocas y hundirse totalmente la nación. 
 
Aún estamos a tiempo.