Un potentísimo anticiclón centrado sobre el sur de las Islas Británicas propició que la borrasca atlántica Gloria pasase por encima de la Península hasta situarse en el Mediterráneo occidental. En superficie su presión no era muy baja, pero el gradiente de viento ha sido llamativamente fuerte.

El temporal ha causado enormes destrozos principalmente en la Comunidad Valenciana, llevándose consigo algunas playas y causando inundaciones en paseos marítimos y las casas o locales situados en los mismos. Y lo que es peor, se ha cobrado la vida de cinco personas.

Las precipitaciones estos días han sido extraordinariamente fuertes, sobre todo en puntos de Valencia, Alicante y Baleares. Muchas de esas precipitaciones han sido en forma de nieve, incluso en lugares donde este fenómeno es sumamente inusual, por lo que numerosas carreteras continúan cortadas.

Radar_de_lluvias_a_las_12.45

El mar ha presentado olas próximas a los 10 metros de altura, que han batido récords en Baleares, la Comunidad Valenciana y Cataluña. Un alto porcentaje -3.000 hectáreas de arrozales- del Delta del Ebro ha sido inundado por la crecida del río y debido al mismo oleaje.

La borrasca Gloria, en sí, ya no existe pero eso no quiere decir que se vaya a estabilizar la atmósfera. La borrasca se ha desplazado hacia el área del Golfo de Cádiz y durante el día de hoy se producirán precipitaciones localmente fuertes en el sur de Andalucía, Comunidad Valenciana, Aragón y Cataluña, donde ya se ha producido algún desbordamiento. También nevadas en los sistemas montañosos y algunas llanuras de la meseta castellanoleonesa.

Mañana jueves los chubascos podrán ser fuertes y persistentes en la mitad occidental de Andalucía y en Extremadura, aunque por la mañana también se presenta cierta intensidad en el noreste peninsular, tendiendo a desaparecer en el transcurso de la tarde. Probabilidad de lluvias débiles en Canarias y predominio de cielos poco nubosos en el resto de España.