La Comunidad ha dado un nuevo paso para conseguir una movilidad sostenible. El gerente del Consorcio Regional de Transportes, Juan Ignacio Merino, ha presentado una iniciativa que convierte el alquiler de vehículos por horas en un complemento más dentro de la oferta del transporte público madrileño. Desde hoy, los usuarios que tengan la Tarjeta Transporte Público podrán utilizarla también como un medio de acceso a los vehículos de la red de Respiro y de Bluemove. Previamente, deberán registrarse y reservar el vehículo en cualquiera de estas empresas.

 

El carsharing consiste en poner a disposición de los usuarios una flota de coches de alquiler por horas, de forma muy flexible, con el fin de que se pueda potenciar su uso racional y solo cuando es realmente necesario. De esta manera, se puede combinar con otros medios de transporte y se evita la utilización del vehículo privado durante más horas de las necesarias. La nueva conjunción entre transporte público y carsharing es una de las acciones recogidas en el Plan Estratégico de Movilidad Sostenible (2013-2025), puesto en marcha por el Consorcio de Transportes. Este Plan contempla un horizonte de 12 años como plazo para la ejecución de más de 200 programas, englobados en 12 medidas, desde la integración de la movilidad en la estrategia territorial hasta la potenciación de la accesibilidad universal, pasando por la mejora de la seguridad vial o los planes de transporte al trabajo, entre otras.

 

La Comunidad velará por un correcto control y regularización de este modelo de transporte, que actúe bajo un marco legal adecuado, que garantice y evite el intrusismo en el mismo. Compartir cualquiera de los 350 vehículos disponibles en régimen de carsharing supone la supresión de 20 turismos privados de media por cada uno de ellos, lo que implica que ya son aproximadamente 7.000 turismos particulares menos circulando por nuestras calles, lo que contribuye de manera significativa a mejorar el tráfico y minimizar el impacto medioambiental del vehículo privado, al tratarse de vehículos de bajas emisiones, híbridos y eléctricos.

 

El servicio, que se ofrece actualmente en una red de más de 130 aparcamientos públicos con acceso las 24 horas, y distribuidos por toda la ciudad, está orientado fundamentalmente a residentes. Con estas cifras, el carsharing está suponiendo anualmente para los madrileños un ahorro de más de 50 millones de euros.

 

En el caso de los usuarios de la Tarjeta de Transporte Público, con Respiro disfrutan de un regalo de bienvenida de 30 euros adjuntando su TTP en el formulario de registro, cuota de socio gratuita los seis primeros meses y 50% de descuento en las sucesivas cuotas semestrales. La tarifa de alquiler es desde 2€/h a 25€/día. Bluemove, por su parte, ofrece a los usuarios de la Tarjeta Transporte Público un 50% de descuento en la cuota fija (los 6 primeros meses están exentos de cuota), 25% de descuento en el precio por hora en las tarifas Blue Zero, y 30 euros en horas de carsharing de regalo, a consumir de lunes a viernes durante los dos primeros meses.