Se han hecho muchas bromas sobre que Pedro Sánchez se iría de la Moncloa antes que Franco de El Valle de los Caídos y como la realidad últimamente supera con frecuencia a la ficción, lo anunciado mediante chascarrillos ha cobrado efecto y vigencia.

El cadáver de Francisco Hermenegildo Paulino Teódulo Franco Bahamonde seguirá recostado en su tumba y su adversario sanchista se convertirá en cadáver político.

Ustedes se preguntarán por qué Su Majestad sanchista le arrebató el poder al pusilánime de Rajoy y pocos meses después, decide abandonar la poltrona sin temblores de muñeca.

La respuesta al interrogante del párrafo anterior, a mi juicio, es meridianamente clara o clarividente: la máxima de @Pedro #Sánchez era cobrar la renta vitalicia de todo aquel que hubiere sido Presidente del Gobierno. Por eso, ha dado un golpe de timón y ha esperado unos meses de cortesía para no cantearse del todo.

Si Franco te dice “adiós”, Mussolini seguramente te diga “arrivederci”, pero nadie te brindará un “bienvenido Míster Marshall.

DON PEPONE