¡¡Paren urgentemente esta locura!!

Conferencia Episcopal Española

Presidente: Ricardo Blázquez

Cardenal Arzobispo de Madrid: Carlos Osoro Sierra

Arzobispo Castrense: Juan del Rio Martín

Escrito dirigido a todos los integrantes de "La Conferencia Episcopal Española"

 

Buenas tardes a todos:

Una vez más me pongo en contacto con ustedes sobre la profanación  y sacrilegio de la Basílica pontificia del Valle de los Caídos y de la sepultura del general Franco y todo lo que a partir de ahí, se avecina, que no será poco:

 

1º) Como católico de fe inquebrantable,  no les pido,  "les exijo que paren esta locura ya" y hagan acto de presencia en el Valle de los Caídos, ya no solo para que eviten la profanación del Caudillo católico, sino para que impongan ustedes como  la máxima jerarquía de la iglesia católica española, la imposición para evitar esa profanación y las que se avecinan.

 

2º) Deben hacerlo con la máxima celeridad antes que se lleve acabo la profanación del general Franco, que no deben olvidar que está sepultado en una Basílica pontificia, en la que nadie, ni el estado político, ni menos fuerzas armadas, sin su permiso, pueden entrar.

 

  1. Santiago Cantera, como abad-prior de la orden benedictina en ese emblemático y católico templo,  se ha opuesto continuamente a este sacrilegio, pero ustedes no han estado a la altura de su privilegiado status, para  ayudarle  y cubrirle en esta barbarie estatal e  impedir  las próximas profanaciones.

No deben olvidar, que el cuerpo del general Franco en su día fue entregado a esta comunidad benedictina y a su prior de entonces, en la puerta de entrada a la misma. Es decir; quedó patente que el estado español de aquella época era el "dueño" de dicho féretro, hasta la entrada  de la basílica, a partir de esa puerta, son los benedictinos, los responsables oficiales de dicho cuerpo y de dicha designación como administradores y dueños espirituales de la basílica, nunca el estado, ni el de antes, ni el de ahora.  

¡Que tengan esto muy presente, por si no lo sabían o no lo querían saber o recordar! 

 

3º) Debieran ustedes saber que estos terroristas de la más extrema izquierda bolchevique, apoyados por la tibieza de un Partido Popular, colaboracionista e indeseable por traidor, en la figura de Mariano Rajoy, que con mayoría absoluta, no quiso quitar las leyes satánicas impuestas por un tal Zapatero, personaje mediocre y republicanista, que ha levantado el odio entre las dos Españas; la España nacional y la España rusa bolchevique.

 

4º) Estos vengativos talibanes, encubiertos en un manto seudodemocrático que todo lo tapa, no van a parar hasta que destruyan la basílica pontificia, tiren la cruz, destruyan la piedad, los evangelistas y todos los santos esculpidos en piedra, todo lo harán, previo a echar a los santos benedictinos, ante su inhibición y cobardía para defenderles. Todo, siempre y cuando ustedes, como protectores de los templos católicos,  lo eviten y lo pueden hacer perfectamente, tan solo en defensa de una basílica papal, que no tendría que haber sido profanada.

 

5º) Estos talibanes, apoyados por un tribunal supremo y un tribunal constitucional, cuyos jueces han prevaricado en este asunto, como en otros muchos, por favorecer a sus jefes políticos, que ahí les sentaron al amparo de un sistema dictador, en el que los 3 poderes no son independientes y dependen del capricho y necesidades impuestas por el gobierno de turno. 

 

6º) Ustedes,  como jerarcas de la iglesia, no pueden inmiscuirse en la política y en ello estoy de acuerdo, pero ustedes como jerarquía eclesiástica, con los tratados en vigor con esa institución e incluso con el Vaticano, pueden impedir perfectamente a estos políticos que impongan sus caprichos en la iglesia y en los monumentos y templos católicos. Eso es de su absoluta responsabilidad, salvo que hayan llegado a acuerdos puntuales con este gobierno, para recibir prebendas a cambio.

 

7º) La maldad de estos talibanes es tan miserable y criminal, que han metido maquinaria pesada en su basílica pontificia, con el fin de destrozar, escaleras, suelo, por el que van las conducciones de aire acondicionado que ya en aquella época se instaló en la construcción de la misma. El levantar una losa de 1.500 kilos, basta con palancas y rodillos, para sacarla de su posición, tal y como se puede apreciar en la sepultura del caudillo el 23-11-1975, con esa misma losa. Así lo hacen en todas las catedrales e iglesias, cuando van a enterrar un nuevo cuerpo y hay que levantar la losa, aunque sea menos pesada. 

¿Permitirían ustedes en el caso de que hubieran accedido  a sepultar allí en su sepultura, al general franco, que en la catedral de la Almudena, catedral de Madrid, entrara maquinaria pesada? 

¿Entonces, por qué lo permiten en una Basílica pontificia? 

 

El objeto de meter esta maquinaria desproporcionada,  es el destruir todo lo que se ponga a su paso. Sin contar, que el funcionamiento de estas máquinas, echará un humo intenso  e impregnará la basílica del olor y  que se quedará pegado a los grandes tapices, incluso a la maravillosa cúpula, con 5,5 millones de teselas, que se considera única en el mundo, realizada por el artista D. Santiago Padrós, en la que existe otra cúpula igual y superior a esta, que la impermeabiliza, para evitar humedades, en esta joya, entre una cúpula y otra hay espacio para pasar un humano por encima de la que está a la vista. 

El destruir estas joyas es, la idea de estos salvajes, que no respetan nada, al igual que hicieron en los criminales actos de los años 30, destruyendo esculturas, frescos, ... y obras de arte de  valores incalculable y de siglos atrás. 

 

8º) No obstante; son ustedes los responsables, los únicos responsables de tal destrucción e ignominia  y como católico les exijo que con su dinero repongan todos y cada uno de los enormes desperfectos que causará esta maquinaria, que ya ha entrado, para devastar todo lo que se le ponga a su paso.

 

9º) Con esta inhibición, por parte de ustedes,  insólita por primera vez en la extensa historia de España y no sé si de cualquier otro país, han sentado un precedente gravísimo, por lo que esta chusma atea, vengativa y destructiva, ya tienen derecho a entrar en cualquier iglesia o catedral, solo por el hecho de que allí dentro haya sepultado, un santo, mártir u obispo que haya defendido al general Franco "el católico". Podrán cometer sacrilegio y entrar con maquinaria pesada, en las  catedrales, en donde estén enterrados personajes o militares del bando nacional en  "la guerra de liberación", nunca guerra civil, pues los bandos no luchaban por los mismos ideales, fines  y misma patria.

 Pero no deben tampoco olvidar, que las cobardías, más temprano que tarde se pagan y con este precedente, igual lo sufren ustedes en su propio palacio jerárquico, al que pueden, perfectamente entrar por mandato de un hereje y arrasar o sacar lo que les venga en gana. Ahí, se darán cuenta de lo que un humilde monje está pasando, pues él se ha opuesto, pero estos tiranos armados, que ya no son, ni corresponden a la hasta ahora llamada "benemérita". 

 

Esta cobardía de ustedes les hace reos del extremismo radical comunista y bolchevique, que nada tiene que ver con una sórdida "memoria histórica", unilateral, creada para ganar una guerra, que perdieron sus padres o abuelos, aunque curiosamente casi todos sus ascendientes suyos,  fueron fieles al bando nacional de su excelencia el generalísimo D. Francisco Franco Bahamonde, defensor a ultranza de la fe católica y de la patria.

 

10º Otra mala praxis, que ustedes han llevado a cabo, es la negación a enterrar a nuestro Caudillo en la sepultura que tienen en la Catedral de la Almudena, que les recuerdo, es propiedad de la familia Franco y que en ella yacen los cuerpos del Sr. Martínez Bordiú y su esposa Dª Carmen (hija del Generalísimo), que fue previamente incinerada.

 

Les recuerdo que dicha sepultura fue comprada por Dª Carmen Polo, esposa del general invicto en vida y que en 1987 pagó por ella la cantidad convertida en euros de 150.000 €., cantidad que pasó a las arcas de su iglesia, la de ustedes, sí de ustedes. Se oponen a que sea allí sepultado el general invicto, deberían devolverle el dinero a sus feudos, ya que en ningún caso en su compra se exponía quién o quienes de su familia tienen el honor de allí ser sepultados, cosa que debería haber figurado en las cláusula del contrato de compra, pero no lo hicieron, por lo que están incumpliendo un caso más y ya son demasiados.

 

11º) Toda esta situación kafkiana ha sido llevada a cabo, por su traición y cobardía de no estar de pie, como hombres y máxime como jerarcas católicos en su sitio y no arrodillados ante  un sistema cruel, que en el pasado, son los mismos genéticamente, de los que mataron y asesinaron a miles de clérigos, monjas y fieles, incluso obispos y arzobispos como ustedes, con la diferencia que ellos no cometieron apostasía, por lo que nunca renunciaron a su fe, cosa que ustedes han ejecutado y su miserable comportamiento ha hecho de un humilde fraile, convertirlo en "héroe nacional de fe y patriotismo"

 

Espero, deseo y les exijo, que den marcha atrás y eviten, lo que para ustedes sería evitable y terminen con esta trágica parodia criminal, que ya dura demasiado.

No sé las prebendas y beneficios,  por los que han llegado a un acuerdo político con esta gente perjura, pero tengan el convencimiento que su actitud, recaerá sobre su caja fuerte y los españoles que tienen memoria, cada vez más, ya no podrán el tilde en la casilla de la iglesia, cuando hagan las próximas declaraciones sobre la renta, al igual que yo hacía y no volveré hacerlo.

Por otro lado, esta tibieza, comodidad, propia de perjurio, incidirá en las iglesias, de toda España, pues la gente católica de fe no entrará y cada vez menos, para rezar en una iglesia que le da la espalda a Cristo y a sus mejores clérigos y feligreses. Lo harán arrodillados ante un Cristo,  en su propia casa. Otros los más, perderán la fe en los hombres, que deberían defenderla.

Por último, reitero, sean ustedes  valientes y paren esta locura. Yo, junto a otros miles de seguidores míos, encarecidamente se lo exigimos.

Espero, les remueva la conciencia y actúen en consecuencia, aún se está a tiempo, pero hay que hacerlo ya.

 

Miguel Sánchez