Conferencia Episcopal Española

Presidente: Ricardo Blázquez

Cardenal Arzobispo de Madrid: Carlos Osoro Sierra

Arzobispo Castrense: Juan del Rio Martín

Escrito dirigido a todos los integrantes de "La Conferencia Episcopal Española"

 

Buenas días a todos:

 

Como continuación a mi escrito de fecha del día 11 pasado, les reitero lo siguiente, dejándoles claro que mi trato hacia ustedes no será reverencial, pero si va a ser educado, dentro de los sapos que ustedes me han hecho tragar como católico y patriota, sin que ello signifique que no les diga verdades, que ustedes se han ganado a pulso:

 

1º) Siguen ustedes en un silencio sepulcral respecto al abandono de un fraile, héroe, ante los hombres y ante dios, al que han dejado, en absoluto abandono  

 

2º) Escondidos y encubiertos en su palacio eclesiástico, dicen con voz insegura, tibia y en tono muy bajito, que todo este asunto: " es un asunto político y por tanto, nada tiene que decir"

 

  1. A) ¿Es para ustedes un acto político el no defender a un monje benedictino y a toda su congregación, cuando éste impide, con la palabra, la entrada a su basílica, de la que es administrador y abad espiritual de monjes, niños cantores y feligreses?

 

  1. B) ¿Es para ustedes un acto político el no defender una Basílica pontificia, erigida así  por su Santidad,  el papa Juan XXIII "el papa bueno", ante la toma por las armas, sin desenfundar, de momento, esta basílica, que es más que una iglesia y más que muchas catedrales, por el "marchamo", que el vaticano le concedió en su día?

 

  1. C) ¿Es para ustedes un acto político, el no defender un cuerpo, cualquier cuerpo que fuera,  sepultado en una basílica?

 

  1. D) ¿Es para ustedes un acto político, el no defender a su abad-prior don Santiago Cantera, cuando estas tropas armadas hasta los dientes, le impiden entrar en su propia basílica, salvo excepciones y le impiden salir del recinto?

 

  1. E) ¿Es para ustedes un acto político, el no defender a unos feligreses, que nos han impedido acudir a la santa misa por "orden gubernamental"?

 

F). ¿Es para ustedes un acto político, el no autorizar a la familia del general d. Francisco Franco Bahamonde, que pueda sepultar, su cadáver en la sepultura que tiene la familia en propiedad, repito en propiedad, en la Catedral de la Almudena?

 

G). ¿Es para ustedes un acto político, defender de la profanación al general D. Francisco Franco Bahamonde, que liberó y salvó a la iglesia de los crímenes horrendos que cometieron sobre todo contra los clérigos y feligreses, además  de estar en posesión, de las mayores condecoraciones de esa iglesia católica y del vaticano, por salvar tantas vidas de inocentes y religiosos?

 

H). ¿Es para ustedes un acto político, defender a un militar católico, defensor de la fe cristiana, contra los asesinos, que actos endemoniados y crueles, quemando; iglesias, ermitas, bibliotecas con incunables,  catedrales, ...?

 

I). ¿Es para ustedes un acto político defender a un militar católico, que luchó contra herejes y criminales salidos del infierno, para evitar que siguieran realizando,  los  peores actos de cobardía y ateísmo, que cometían actos de sacrilegio y profanaban las tumbas de santos y mártires, sacándoles a la calle, junto con imágenes sagradas de cristos crucificados, de vírgenes, de cuadros, de reliquias, .... poniéndolo todo, siempre que no tuviera valor monetario,  fuera del recinto católico y haciendo fuego contra ellos, luego meándoles y ciscándose encima de imágenes sagradas? 

 

J). ¿Recuerdan ustedes cómo sacerdotes y monjas, muchos de ellos jovencísimos, iban cantando al "matadero" y rezando  a su Cristo Redentor? Con fe, con alegría y perdonando a los que les iban asesinar, vilmente y lo más importante,  que de los miles y miles de mártires que fueron asesinados con inmensos horrores, curiosamente no se conoce a ninguno, que haya cometido  apostasía.

 

Sin embargo y curiosamente, todos ustedes, desde su tibieza y cobardía, subidos en el trono de "reyes" de la iglesia española y ante unos desarmados, que nuevamente profanan lugares sacros y profanan tumbas, sin que sean amenazados de muerte, están cometiendo "apostasía". Y eso es grave, en un católico, grave en un humilde sacerdote, pero gravísimo en una jerarquía de la iglesia que debería ser ejemplo de cordura, de fe en cristo y de valor, tampoco mucho, pues de momento no están sus vidas en peligro.

 

¡Podría seguir, pero pienso que para qué! 

 

No piensen ustedes, todos ustedes, con sus actos de cobardía, tibieza, sumisión a un estado profanador, despótico, dictador y ateo,  similar al de los años 30, que atenta, contra Dios y la fe católica, que cuando este comienzo de una república criminal, que ya ha empezado a imponerse, por la enorme cobardía de unos y otros y todos, les saldrá otro generalísimo, que les defienda y les salve sus vidas, porque en eso están y en eso terminaremos.

 

Las gentes, algunas, muchas tienen memoria y los que somos católicos de verdad, sin vivir espléndidamente como ustedes, con sus nóminas, por ser pastores de una iglesia, a la que ya no representan, se nos va olvidar esta cobardía realizada por todos, quizás por aquello de unirse al enemigo, en la creencia que con esa colaboración ingrata y traicionera, les mantenga en su "statu quo"  de hombres sin fe, pero poderosos y privilegiados.

 

Quizás ustedes;  pensando que estos, nuevos amigos suyos de singladura, cometiendo estos actos deplorables, les van a evitar cobrarles el IBI de todo su patrimonio y riquezas, que no es suyo, sino de todos los españoles, que a través de los siglos, le hemos pagado. 

 

Su actitud es reprobable como cristianos, como jerarcas y como hombres y además un humilde fraile, un santo benedictino, se ha enfrentado, con la palabra, con la fe y con sus rezos, contra todos los que le han abandonado, sobre todo aquellos como ustedes y el vaticano.  Sin embargo, nunca se ha quejado, ni les ha reprochado nada, porque es un verdadero hombre de fe, un santo y gracias a sus derechos y obligaciones como cristiano y a sus hábitos, con valentía, sin una simple queja, se ha enfrentado contra una "guardia de asalto", sin encontrar ayuda de los que como responsables de la iglesia lo deberían hacer.

 

¿Cuando estos indeseables malhechores, cuya genética sigue siendo el ateísmo, el salvajismo, la profanación y el crimen, tiren la Santa Cruz del Valle de los Caídos, por Dios y por España, ¿dirán ustedes una palabra, tendrán una tibia oposición?  Ni eso.

 

Curiosa y kafkianamente, no salvan la sepultura de un católico, de fe eterna y  que fue hasta el último halo de su muerte y por el contrario, a un perjuro, no solo no le excomulgan, sino que rindiendo pleitesía al poder "político" y peloteándoles, sepultan a un hereje, a un perjuro en la catedral de Ávila. ¿curioso no?

 

Ya queda `poco tiempo, solo unas horas, para que ustedes como católicos y jerarcas de una iglesia católica, toda esa iglesia que compone la "Conferencia Episcopal" , impidieran e  hicieran un acto de valentía y acudieran todos al santo Valle de los Caídos por Dios y por España, con sus mitras, sus casquetes y su fe, en el supuesto que de ésta les quede algo.

 

Por último, decirles que me repugnan los criminales de la izquierda, pero más aún, mucho más  los partidos políticos, supuestamente de "derechas", el actual Vaticano y la actual Conferencia Episcopal, ya no solo por ser cobardes, sino traidores a los hombres y en su caso traidores a la fe de cristo.

 

Que tengan todos ustedes un buen día, en su palacio eclesiástico y que sus remordimientos, no sean oídos, por Dios, pues los mártires de la iglesia, lo fueron, por ser hombres y mujeres intachables, por ser católicos en la fe verdadera y no cometer apostasía, en el momento trágico de su muerte. 

 

Fdo.:  Miguel Sánchez, un humilde cristiano y un patriota de la España católica e inmortal.

 

Nota:  les envío una foto del templo cristiano de la fe en el mundo y de nuestro glorioso héroe, el abad-prior D. Santiago Cantera, para que lo tengan en su mesilla y les remuerdan su conciencia, en el supuesto que la tengan.