Los golpistas catalanes siguen presionando al estado español, poniendo ellos las condiciones de juego y llevando el tempo del partido. Con las formaciones de derecha fuera del poder, pueden presionar todo lo que quieran. No hay resistencia ni hay amenaza de intervenir la autonomía. Hay que aprovechar que dentro del diálogo que ofrece Sánchez cabe todo.

ERC se siente más que crecido que nunca y continua su operación de acoso y derribo para pedir y exigir para salirse con la suya. Tanto Junqueras desde la cárcel como su hombre de paja desde la Generalidad no paran de presionar.

Pere Aragonès, actual líder de Esquerra Republicana (ERC), ha amenazado hoy al ejecutivo de Sánchez y ha exigido que el diálogo iniciado con el Gobierno de España avance porque en caso de que se estanque las formaciones independentistas volverán "a ejercer el derecho a la autodeterminación".

Lo que habría que decirle a este señor es que no se puede ejercer un derecho que no se tiene. Pero el relato separatista parte siempre de premisas falsas que son sostenidas de manera muy férrea.

Por su parte, Oriol Junqueras también sigue haciendo política desde la cárcel y ha asegurado que el SÍ a los Presupuestos depende de los avances en la mesa de diálogo”. 

Aragonès afirma por último que si ERC ha "forzado al Estado español a aceptar una negociación" es porque sus votantes "así lo pedían" pero que, en cualquier caso, Esquerra Republicana "no va a renunciar nunca a su proyecto político" que pasa por la autodeterminación como vía para acceder a la independencia.