Podemos sabe que tiene muchos trapos que esconder y esta ojo avizor, sabiendo que el PSOE es un rival que busca la hegemonía en la izquierda y que usarán todos los medios a sus alcance para hacerles daño y que se queden en la insignificancia. Por eso están alerta para poder jugar todas sus cartas y tener cada vez más peso en el gobierno.

Iglesias no se fía un pelo de Pedro Sánchez, sobretodo después de la gran opacidad del encuentro entre José Luis Ábalos y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez. El socio de Sánchez asume que el PSOE buscará en el medio plazo ganar terreno y no descarta una operación para obtener informaciones sobre los morados que puedan servir para dinamitar la coalición y volver a su primer planteamiento: un gobierno en minoría de Sánchez. La aprobación de los presupuestos puede convertirse en el momento ideal para activar esa estrategia.   

“Llevan meses recogiendo informaciones sobre Podemos”, asegura una fuente del partido morado en conversación con Vozpópuli. Se trata de una tesis que circula a nivel intermedio de Podemos, pero también en la cúpula, donde mantienen la alerta sobre las intenciones de los socialistas.

Hasta ahora, oficialmente las relaciones entre Podemos y el PSOE son idílicas. Los dos equipos colaboran en la definición de la política gubernamental e incluso a nivel de construcción del relato y la comunicación del Gobierno. Aun así, nadie se equivoca: “El PSOE antes o después buscará imponerse”. La clave para Iglesias es que sea más tarde que pronto.