Que el siguiente paso de la persecución que este Gobierno va a dar, es la ilegalización de la FNFF, exhumar el cadáver de Jose Antonio Primo de Rivera y desacralizar el Valle de los Caídos, con la más que posible retirada de la Cruz más grande del mundo, es un hecho.

Que el Gobierno sabe que todo ello con la Ley en la mano lo tiene muy difícil, aunque siempre tienen el As en la manga, de saltársela como han hecho en el caso de Francisco Franco, es otro hecho y ante estas "dificultades" el Gobierno ha pasado a la acción: presionar a la FNFF con artimañas.

La FNFF convocó esta semana un acto de respeto y oración para mañana Jueves en El Pardo para que acudieran ante esta convocatoria  todos los españoles que lo desearan:

WhatsApp_Image_2019-10-21_at_11.23.31

Como era lógico otras organizaciones, hermandades y amigos del Caudillo han convocado también para despedirlo ese mismo día y cada una con su carácter, lo que ha hecho al Gobierno presionar a la FNFF con mensajes indirectos a través de "su" prensa dejandole claro que son los "únicos responsables de lo que allí pase". Blanco y en botella...

Eso ha provocado que con toda la mesura y legalidad que caracteriza a la FNFF tuviera que hacer ayer el siguiente comunicado:

"1. La Delegación de Gobierno en Madrid, por comunicación, acuerda prohibir el llamamiento efectuado en el día de ayer por esta Fundación.

2. Ante esta situación, la Fundación Nacional Francisco Franco desconvoca el llamamiento mencionado a expensas, no obstante, del recurso correspondiente que esta Fundación ejercita en este momento ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

 Fundación Nacional Francisco Franco

Madrid, a 23 de octubre de 2019"

Esto no es nada más que un claro acto de persecución política y religiosa, ya que lo que ha prohibido la Delegación del Gobierno no es más que la concentración de unos fieles a rezar en las puertas de un cementerio (o donde les dejen llegar) al que ¡¡¡No les van a dejar entrar para despedir a un ser querido!!! 

Todo esto con un claro objetivo irritar y provocar que cualquier español se enfade y encalomarselo (perdonen la expresión) a la FNFF para tener más fácil su siguiente objetivo: La ilegalización.

Así que mañana que cada uno actúe en conciencia pero que no le dé argumentos al Gobierno que es lo que están buscando.