COMUNICADO DE AES

Consideramos que el primer capítulo de la tercera temporada de “Yo quiero ser presidente” solo puede valorarse como un ejercicio de falsedad e indignidad. Un esperpento sin trascendencia entre no pocos españoles, difuminado, ocultando la realidad, porque  todos se brindaron a actuar cuando más convenía a Sánchez, con las fiestas de Reyes Magos en la mente de todos los españoles, para evitar así la indignación popular.

AES quiere denunciar el ejercicio del poder autoritario que el señor Sánchez ejerce a través de sus títeres, como se puso de manifiesto en las indicaciones gestuales que hacía a la presidenta del Congreso para que esta cortara a los diputados a su conveniencia.

AES quiere destacar que en la sesión de investidura se hizo evidente, una vez más, la decisión del presidente en funciones y de su gobierno anterior y futuro de vulnerar la ley, de refugiarse en los vacíos, al no aplicar el reglamento del Congreso.

AES quiere subrayar el conjunto de mentiras, falsas promesas, eufemismos y engaños del que en sus intervenciones hizo gala el señor Sánchez, ya que muchas de sus propuestas son económicamente inviables, salvo que se pretenda esquilmar a los españoles, o se elevan sobre castillos de aire.

AES quiere destacar que en el debate se hizo patente la entrega del poder, a cambio del sillón de la Moncloa, lo único que parece realmente importar a Pedro Sánchez, a separatistas y a comunistas, a quienes no solo no quieren ser españoles sino que quieren destruir España, convirtiendo a Pablo Iglesias en el ideólogo real y hombre fuerte del nuevo gobierno.

AES quiere indicar que si en España existiera la posibilidad de destituir a un presidente por vulnerar la legalidad, con lo visto y anunciado entre líneas en la cámara de los diputados ya sería suficiente para que ni tan siquiera llegara a serlo.

AES quiere repudiar la cobardía o la miseria moral de un presidente en ciernes, que ha pactado con los herederos de ETA, incapaz por ello de cortar, rechazar y condenar los exabruptos de la portavoz en el Congreso de Bildu, anuncio de lo que va a ser su política inmediata en temas tan sensibles. Ello forma parte del precio que va a pagar por su sillón en la Moncloa.

AES quiere hacer un llamamiento a la reflexión a los diputados que dieron su Sí a Pedro Sánchez, en especial a algunos diputados socialistas, a los que su conciencia debe repugnar la indignidad del pacto con los independentistas o con los herederos de quienes asesinaron a tantos españoles, entre ellos a varios socialistas, a que cambien su voto. Ante la indignidad es preferible la convocatoria de unas nuevas elecciones.