Don Jesús Prieto Olivera, Chuchi para los amigos, y líder de Falange en la provincia de León, desde la muerte de Franco, en 1975 ha dimitido del cargo. Como el mismo explica en el “Diario de León” del pasado día 9 de enero: “Vine con la camisa azul y me voy con la camisa azul, como buen patriota”.

Leemos que: “…ahora se va. Y bastante cabreado. Un pacto que ya han sellado varios grupos de ultraderecha que pretenden concurrir a las próximas elecciones municipales y autonómicas bajo las siglas ADN ha sido el detonante para su marcha irrevocable… La crisis no se queda ahí, sino que junto a él se ha ido de Falange toda la junta directiva, quedando a disposición del partido sólo como militantes.

El antecedente hay que buscarlo en las últimas reuniones que han cruzado los integrantes de Democracia Nacional, Alternativa Española y Falange Española de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, conocido como Falange Española de las JONS, todos ellos ubicados en un espectro muy pretendido para los próximos comicios.

El histórico líder de Falange, Prieto Olivera, no está de acuerdo ni con las siglas –“a ADN no les conoce ni Dios”-, asevera, ni con cómo se han estado haciendo las cosas en los últimos tiempos, sobre todo porque asegura que ya se ha firmado un pacto para que los mencionados partidos acudan en coalición a las elecciones de mayo.

Siguen sus pasos unos cuatrocientos militantes y afiliados, eso sin contar con los simpatizantes, que son muchos.

El daño de su dimisión puede ser importante, sobre todo porque si se le pregunta por la política actual, afirma sin pensárselo dos veces que “los de Vox me gustan. Y si aquí se presentan con las pretensiones que dicen que tienen, yo les voto”.

En las últimas elecciones habían llegado a presentar candidaturas en más de veinte municipios de la provincia de León.

Con el patriotismo que le caracteriza, don Jesús Prieto Olivera me informó, como Pater de la Falange Leonesa de su decisión, de la forma siguiente: “Yo, con el yugo y las flechas o con nada”.

Resulta obvio que ADN es una amalgama de partidos, que pretende articularse bajo el concepto de acción nacional, pero que en León, y ante la dimisión del líder histórico de Falange, podría encontrarse con graves dificultades para formar candidaturas con posibilidades reales de éxito.

Gracias a Dios, la ideología social-católica de José Antonio, es incombustible.