Casi un centenar de radicales algunos de ellas encapuchados, se han manifestado por el centro de Barcelona, donde han movido algunos contenedores tras participar en una protesta frente el Parlament para denunciar que se haya retirado el acta de diputado al presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Los manifestantes están recorriendo las calles del centro de Barcelona cercanas al Parlament, donde antes de que se suspendiera un pleno sobre la corrupción han intentado sin éxito superar el cordón policial que blindaba el acceso a la cámara catalana, lo que ha provocado momentos de tensión con los Mossos d'Esquadra.

Unas 200 personas se han manifestado esta tarde a las puertas del parque de la Ciutadella de Barcelona, que acoge el Parlamento de Cataluña, para protestar contra la decisión de la Junta Electoral Central de despojar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, de su condición de diputado. Tras la celebración del pleno, en el que se ha escenificado una vez más la división de Junts per Catalunya y Esquerra Republicana, los manifestantes se han enfrentado con los agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, con el lanzamiento de objetos. Más adelante, la protesta, cada vez más reducida, se ha trasladado a la plaza de Urquinaona y a la Gran Via, donde grupos de manifestantes han formado algunas barricadas con contenedores, quemando algunos de ellos.

 

La tensión ha vuelto a las calles tras los graves disturbios que marcaron las semanas posteriores a la sentencia del procés, en octubre. Bajo el lema, "Urquinaona, ho tornarem a fer" ["Urquinaona, lo volveremos a hacer"], cerca de 200 manifestantes han protagonizado enfrentamientos contra los agentes de los Mossos d'Esquadra, y han vuelto a quemar algunos contenedores para formar barricadas, aunque el número de manifestantes se ha ido reduciendo a medida que avanzaban los disturbios. Los incidentes, pese a reunir a un grupo relativamente pequeño de manifestantes, han causado problemas de circulación en el centro de Barcelona.