Ángeles de Amaren es un vino muy peculiar que destaca por su demostrada complejidad, consiguiendo de esta forma diferenciarse del resto de vinos y crear, a su vez, un estilo diferente y muy definido.

A la hora de elegir un vino, es importante que optemos por aquel que no sólo satisfaga nuestros paladares, sino que también se debe ajustar al tipo de acompañamiento al que está destinado, ya que de esta forma conseguiremos una mejor conjugación que hará de nuestra experiencia algo mucho más especial. Por esa razón, si buscáis un vino para carnes y embutidos que ofrezca una cierta complejidad y no os deje para nada indiferentes, Ángeles de Amaren es sin duda una de las alternativas que debéis probar.

Captura_de_pantalla_2017-11-07_a_las_19.43.48

Ángeles de Amaren, un vino diferente

Si estáis buscando un vino diferente, Ángeles de Amaren es la respuesta a todas vuestras plegarias, y es que estamos ante un vino tinto que es fabricado con variedad tempranillo como uva principal, así como con un 5% de variedad graciano que consigue esa fantástica combinación que tan sólo nace del seno de las bodegas Amaren de Villanueva que se encuentran localizadas en La Rioja alavesa.

Estamos hablando de un vino que es bastante característico y que nace a partir de una materia prima producida en viñas que cuentan con aproximadamente 40 años y que ofrecen un producto de gran calidad, logrando de esta forma obtener un caldo que no en vano es utilizado por Albert Adriá como la única alternativa en vino de La Rioja en sus restaurantes.

Cabe destacar que tenemos frente a nosotros un vino muy peculiar y llamativo que se adapta a la perfección a los embutidos y a las carnes de cerdo, cordero, ternera y caza. No obstante cabe destacar que vamos a conseguir la mezcla perfecta fundamentalmente si lo utilizamos para acompañar un buen asado o una buena parrilla, incluyendo las chuletillas a la brasa o al sarmiento.

En definitiva hablamos de un vino muy intenso y con una fantástica complejidad que lo hacen merecedor de un importante hueco en nuestras bodegas, y es por ello que os recomendamos que, si queréis saber más acerca de él, os paséis por https://www.vinosofos.com/tinto/409-angeles-de-amaren.html donde encontraréis información muy interesante.

Las bodegas Amaren, el lugar donde nace lo especial

Pero evidentemente, para dar a luz un vino tan especial es muy importante que entendamos las razones y las motivaciones de sus creadores, y en ese caso nos tenemos que dirigir al lugar donde nace el caldo que es en las bodegas Amaren, una bodega bastante joven puesto que data del año 2009, aunque cabe destacar que el propio vino en realidad fue creado en el año 1995 y tenía como objetivo el de homenajear a la madre de Juan Luis Cañas.

Tras mucho esfuerzo y dedicación, finalmente en el año 2009 consigue crear esta nueva bodega donde busca la perfección a través de la elección de un viñedo adecuado, la selección, la elaboración y la crianza especializada mediante la cual se puedan conseguir unos vinos que emocionen y transmitan los sentimientos de este hombre por la madre a la que dedica todo su proyecto.

En total la bodega dispone de 22 ha de viñas de más de 60 años, así como de 30 ha adicionales con viñas que oscilan entre los 30 y los 60 años. Se trata de viñedos de baja producción en suelos arcillosos y que se encuentran en altitudes que varían desde los 450 a los 600 m.

Aquí se cultivan las variedades tempranillo, graciano, viura y malvasía, siendo un proyecto que además destaca por su demostrado compromiso con el medio ambiente, de manera que todos los tratamientos del viñedo se llevan a cabo utilizando productos y métodos que eviten afectar negativamente al medio ambiente, prohibiendo entre otros la utilización de herbicidas y optando en todo caso por los abonos orgánicos, lo cual hace que su producción no sólo sea un vino perfecto, sino también un homenaje del que cualquier madre se sentiría orgullosa.