En una entrevista realizada al portal kamchatka.es ha hecho las siguientes declaraciones al respecto:

"Yo a Vox no le considero extrema derecha, sino populismo. Los partidos populistas son partidos cuya esencia es que el pueblo "es Dios en su país" (cita del índice de su libro). No es fascismo, no es extrema derecha y no es autoritarismo. No es racismo, ni tampoco comunismo. Desde luego, no es izquierda ni derecha "de gobierno". Lo que pasa es que los países son diferentes. Marine Le Pen es populismo, si se quiere de derechas, pero estatalista y es contraria a la mundialización. También es partidaria de un grado elevado de reparto social. Vox es populismo "a la española". España tiene una maldición, se llama Iglesia Católica. Por eso en Vox son contrarios al aborto o al divorcio y en el Frente Nacional no. Francia es un país laico de verdad. En Vox no se parecen ni a Alternativa para Alemania, ni a Matteo Salvini tampoco."

"Vox no es fascista, ya quisieran. Yo he sido fascista y por eso lo sé. Franco tampoco era fascista, sino un perfecto iletrado, no llegaba ni a fascista. Hay una carta del embajador alemán en Madrid de aquella época, que llega a manos de Hitler, en la que decía: "Estamos apoyando a un loco. En lugar de ganarse al proletariado, como hemos hecho sistemáticamente nosotros, se está dedicando a masacrarlo". No estamos en la crisis del 29. El fascismo ya está gobernando desde hace tiempo. No el fascismo histórico, sino el rigorismo. Bastante rigor en cuanto a normas sociales y ultraliberalismo en lo económico. Un país que admite la doctrina Botín es un país en el que el que manda es el señor Botín. Es triste que tenga que decir esto, pero sigue mandando Franco, aunque han cambiado cosas. En la época de Franco no podías echar a una persona de una vivienda si ésta tenía una cama. Ahora no hacen viviendas sociales porque entonces no se podría especular. "

FUENTE: https://www.kamchatka.es/es/entrevista-jorge-verstrynge