En un programa de TV, a la ilustre vecina de la exalcaldesa Carmena en la “proletaria” urbanización Parque de Orgaz de Madrid, no le duelen prendas en afirmar sobre el partido VOX que “son capaces de dar un golpe militar", que "se quieren cargar la Constitución, los 40 años de democracia”… y otras majaderías a las que nos tiene acostumbrados, no sabemos si por su estado de demencia senil o si es que ya nació con algún tipo de tara.

 

Esta individua infame se pone del lado de los verdugos frente a las víctimas, al criminalizar al partido de Ortega Lara y dar palmas con las orejas y babear con Bildu, el partido de asesinos terroristas como Otegui.

 

La exdiputada comunista, muy dada a lo exabruptos verbales, manifestó en una ocasión su deseo de ”quemar los libros de César Vidal y Pio Moa”, haciendo gala de su talante “democrático” o cuando afirmó con todo su “papo”, que no es poco… que “durante el franquismo pasaba hambre”, si bien a juzgar por su “saludable” aspecto más bien pareciera lo contrario.

Hay que recordar que su tío, que combatió con el ejército de Franco, entró con las tropas del general Yagüe en Badajoz en agosto del 36 y su propio padre, que se encontraba en una checa de Badajoz, fue rescatado por su hermano Antonio de una muerte segura.

 

No hay sujetos más indeseables que aquellos que reniegan de su historia.