Al fin el cretino e ignaro de Pedro Sánchez ha visto realizado ese sueño –malsano-, que invadía su retorcida mente, exhumar los restos del Caudillo, ahora a esperar los acontecimientos que puedan surgir de tan infame acción. Hoy este sujeto, acreditando una vez su insensibilidad e incapacidad intelectual, manifiesta al respecto, “-Da pena que se vea como una derrota-“, repite “-un poco de pena-“, cómo “-algunos en la izquierda-“ viven la exhumación “-como si fuera una derrota-“, lamentables palabras, posiblemente pronunciadas con –sorna-, que lo descalifican aún más.

 

Su cortedad intelectual que no le deja discernir sobre lo que se le pueda venir encima, donde muchos socialistas de constada prosapia, han comentado que esta vulgar actuación del presidente en funciones, le puede generar bastante más daño que beneficios, hasta el –chavista- Iglesias dice que –Sánchez hace electoralismo con este asunto-, pero esta –golfería propia de un indeseable- quizás se convierta en la crucifixión política de Sánchez.

 

La concomitancia de Sánchez, con el Tribunal Supremo y la Iglesia en este affaire ha sido total, es posible que levante más de una ampolla, la “profanación” que se ha cometido hoy en el Valle de los Caídos, deja a la Iglesia y al Tribunal Supremo al –pie de los caballos-, es muy posible que el daño que han hecho conscientemente no, genere en ambas instituciones un cierto rechazó –justificado-, por parte de los que nos denominamos –creyentes- a la iglesia, y por lo que venimos diciendo sobre la decadencia de la Justicia en España, ahonde aun más en esa calificación de desprestigio, vulgarizando el comportamiento irracional de los jueces, en el caso que nos ocupa, y en otros quizás de más –enjundia- de todos conocidos.

 

La visita de la vicepresidenta Calvo al Vaticano, sirvió para que la iglesia respaldara que los restos de Franco no fueran reubicados en la Catedral de la Almudena, ya que el presidente Sánchez estimaba que este lugar se podría convertir para todos los españoles de bien, en un centro de peregrinación con el objeto de orar por Franco, y rendirles honores que se merece, es tan estólido que desconoce que la peregrinación, se va a trasladar a partir de ahora al cementerio de Mingorrubio, y que la incidencia presencial en el mismo, va a ser bastante más numerosa.  

 

Incluso tan servil y vulgar personaje –refierome a la ínclita vicepresidenta- manifiesta que la “exhumación de Franco ha sido una venganza”, ¿es posible que estos socialistas investidos de esa –fobia, y ese rencor por haber perdido la guerra hace ya 83 años, quisieran vengarse en Franco de aquella afronta que sufrieron entre los años 1936 al 1939, hasta ahí llega la inquina de estos fulleros mal nacidos?, es que no existe otra explicación, o es contra de España y “contra” los que aquí habitamos, que no compartimos su ideología.

 

Yo le diría a semejante hipócrita, y reaccionara espécimen, que cuando nombrara al general Francisco Franco, lo hiciera con respecto, por lo que significó para España, que mereció nominaciones tales como el “Paladín de la Cristiandad”, vencedor del depravado comunismo, que Stalin desde Moscu intentaba implantar en Europa, y al que el Vaticano por tan meritorio comportamiento, en dos ocasiones condecoró, el Papa Pío XII lo nombró Caballero de la Suprema Orden Ecuestre de la Milicia de nuestro Señor Jesucristo, y el Papa Pablo VI le concedió el Gran Collar de Caballero del Santo  Sepulcro de Jesusalém, lo llame por su nombre, no y usando ese termino –chabacano-, propio de una persona de su calaña, de dictador.

 

El General Franco alcanzó esta graduación militar con solo 32 años convirtiéndose en el –General más joven de Europa-, fue Jefe de la Legión….., destacándose en la Guerra de África, en batallas como la del Barranco del Lobo y el Anuat, por lo que fue condecorado con la Medalla al Merito Militar de Primera Clase, y otras, donde se distinguió por su  excelsa valentía. Una vez terminada la Guerra Civil le fue concedida la Gran Cruz Laureada de San Fernando, la más alta condecoración el Ejercito Español, que le prendió de su glorioso pecho, el General bilaureado don Enrique Varela Iglesias.

 

Este día, lamentablemente ha sido –rico en matices-, en contenidos subversivos todos ellos, la exhumación del general Franco, y el contubernio catalán, donde la iniquidad de un presidente en funciones, después de haber cometido la profanación citada, se fue al cementerio a la tumba de las –trece rosas-, ha comunicarles que habían sido vengadas, la hipocresía y el agnosticismo de Sánchez había llegado al –culmen- de la paranoia que padece este sujeto, cuya impopularidad se hace cada día más –real-, dado su nefasto comportamiento –político-.

 

Se comenta que ahora prepara la exhumación de José Antonio Primo de Rivera deshorando así su excelsa  figura de gran –patriota-, y capacidad política, y luego seguirán otros con el objeto de quitar de en medio a todos los que tuvieron relación con Franco, por el mero hecho de haberle sido fieles hasta el día de su muerte, -durante la guerra y después de esta-.

 

Al menos desde mi punto de vista y del de millones de españoles, la visitas de los Reyes a Japón y posteriormente a Corea, no debieron realizarla, dado los problemas que existían en España, Cataluña alzada con violentos enfrentamientos contra todo lo español, y el anuncio de la exhumación del general Franco, que como ha manifestado el Rey Emérito don Juan Carlos, -si llegue a ser rey fue gracias a Franco-, algo que su heredero –Felipe VI-, no ha tenido en cuenta.

 

Cuando la Reina Madre doña Victoria Eugenia, vino al bautizó de príncipe Felipe actualmente Rey de España, le rogó a Franco -que instaurara la Monarquía-, y el Generalísimo le dio su palabra de que así lo haría, y como hombre de –honor- la cumplió.

 

Santiago Abascal no se esconde, llamando a Sánchez y a sus milicias “carroñeros”, exigiéndoles que deroguen la Ley de la Memoria Histórica. Tanto Casado como Rivera,  que pretenden presidir España, se columpian al manifestar el primero: “La exhumación no influye en los españoles y exige mirar al futuro”, que a él no le influya me parece bien, pero que no trate de involucrar al pueblo español en este absurdo razonamiento, y con respecto a lo que manifiesta el segundo, -cargando contra los que quieren disfrazar a la mitad de España de –franquistas-, yerra en esa expresión burda e inconsciente, en España sigue habiendo millones de franquistas.

Yo le diría a ambos que lo que han manifestado, es una falta de respeto a unos –sentimientos que siguen vigente en nuestros corazones, ¿es que ser franquista no es un delito, o una patología peligrosa, ser –franquista- es como ya digo un sentimiento que llevamos arraigados en nuestros corazones?, el Generalísimo siempre lo dijo –no soy político, soy simplemente un militar-.

La familia Franco acusa al “doctor plagio”, de convertir la profanación en un circo mediático, y los miembros de la Fundación Francisco Franco opinan lo mismo, no se puede convertir una –infamia- de estas características, atentar contra una persona fallecida hace casi 45 años en una –fiesta-, cuando la misma figura en nuestra reciente historia, por lo que significó para España, salvándola de un gobierno –muy parecido al actual-, donde primaban el crimen organizado, el secuestro, el toque en la puerta y el tiro en la nuca, etc.

Si a España le queda algo de su grandeza cosa que dudo, fue Franco quien hizo que esto fuera posible. Cometer tan terrible –profanación- ha sido un acto de -cobardía más aberrante que pueda existir-, los que han propiciado esta indecencia –inmoral-, tarde o temprano pagaran lo que han hecho, “-el ojo de Dios no duerme-“ y todo lo ve, esperemos que les de el castigo que se merecen a toda esta patulea de indeseables.

¿Cumplirán como le ordena el gobierno de la Unión Europea, eliminar los símbolos comunistas que existen en España, se eliminaran de las calles los nombres de los asesinos, Carrillo, Ibarruri, Largo Caballero, Negrín, Company y de tantos otros?, no creo que estén por la labor, pero les dicen desde Bruselas que esta orden, es de obligado cumplimiento.

 

 

Juan Dávila-García.