Xavier García Albiol tenía mucha ilusión por volver a ser alcalde de Badalona, una ciudad que ama y en la que se siente muy querido, aunque a pesar de los excelentes resultados no ha podido hacerlo. Todos se han unido para que él no gobierne. Confiesa ahora estar un poco tocado anímicamente, aunque tras el verano volverá con ánimos renovados para seguir luchando por Badalona, desde la oposición. En esta entrevista analiza diferentes aspectos de la política municipal de Badalona y de la situación de Cataluña.

 

¿Podría hacer una valoración de los resultados de las elecciones municipales?

 

La valoración a nivel municipal es excelente. Hemos sido capaces no tan solo de mantener los resultados espectaculares de la anterior convocatoria electoral, sino de mejorarla, de pasar de un 34 % a un 38 % del voto y de conseguir 8.000 votos más en un contexto que no era fácil para el Partido Popular de Cataluña. Por lo tanto, la valoración es muy positiva.

 

Pero no sirve para gobernar...

 

También es cierto que el pacto del Partido Socialista con los partidos independentistas, alguno de ellos radical independentista, ha impedido que gobierne en Badalona aquel partido, aquel candidato que es el preferido de los ciudadanos, que en este caso soy yo.

 

Pareciera que su única política es que no gobierne usted...

 

Es la única política que tienen, no poseen un proyecto de ciudad, ni un modelo hacia donde quieren llevar a Badalona. El único objetivo que tienen es que no gobierne yo, sin atender a una evidencia, que la inmensa mayoría de vecinos de Badalona me prefieren a mí como alcalde, incluso entre los propios votantes del Partido Socialista. Por eso resulta bastante incomprensible e irresponsable su actitud.

A pesar de no gobernar esta vez sigue gozando del apoyo popular, fruto de su buena gestión...

 

Sí, el apoyo popular, tanto socialistas como independentistas, no me lo pueden quitar, el hecho de ser la primera fuerza política en 24 de 34 barrios de la ciudad, frente a una candidatura creada in situ por todos los partidos independentistas, que no solo no ganaron, sino que retrocedieron en resultados. Es evidente que el apoyo popular y la fuerza de empuje de los vecinos está ahí.

 

Es en cierta manera surrealista que a mucha gente le asuste que gobierne el PP y no los separatistas y populistas...

 

A los vecinos de la ciudad de Badalona no les asusta que gobierne el PP, lo que si que asusta es al Partido Socialista y a los independentistas que el PP no solo gane elecciones, sino que atraiga electores desde la izquierda. El Partido Socialista es incapaz o no quiere llegar a acuerdos con el Partido Popular, pero en cambio se arroja en manos de los independentistas.

 

Es significativo que no entrase si quiera Ciudadanos en Badalona.

 

No solo que no entrase, sino que perdió el único representante que tenía en la anterior legislatura, se quedaron con un 1 % de los votos. Ciudadanos en Badalona lo pagó por tener una cierta ambigüedad al dedicarse a criticarme a mí, en vez de criticar al Partido Socialista y le ha pasado factura.

 

¿Cómo ve que los concejales de Valls hayan hecho alcaldesa a Colau para frenar a ERC, según ellos?

 

Yo creo que hay argumentos tanto a favor como en contra. A mí me parece que forma parte de la lógica que viene de una cultura de Valls en Francia, de tomar decisiones que están por encima del interés partidista. Por tanto, yo creo que es una decisión legítima y posiblemente la decisión menos mala.

 

Vox sacó un diputado por Barcelona en las elecciones generales, pero en las municipales en Barcelona tal vez sus votos estuvieron a punto de hacer que no saliera concejal Josep Bou, que al final lo fue por un puñado de votos...

 

Me parece que Vox no ha actuado con generosidad ni con inteligencia, no tan solo en Barcelona, sino en otros muchos municipios en donde Vox se ha quedado con 1 o 2 % y ello ha impedido que el PP pudiese mantener la representación que tenía en ese Ayuntamiento. Vox se equivocó primando su ambición de presentar muchas candidaturas por encima de ver que esas candidaturas podían significar un golpe muy duro al constitucionalismo.

 

Mucha gente trata a Vox como apestados y en cambio respeta a Bildu.

 

Yo difiero de Vox en la inmensa mayoría de los planteamientos, pero nadie puede poner en duda que es un partido constitucionalista y esa crítica feroz que se lanza contra Vox es mucho más benévola contra Bildu.

 

¿Cree que el proceso separatista está tocado, pues ya han renunciado a poner fecha a la independencia?

 

El proceso separatista no está tocado de muerte, mientras el Partido Socialista le de oxígeno seguirá vivo. La gran tragedia de la sociedad catalana es que no haya un partido de izquierdas con una vocación nacional. El Partido Socialista no duda en pactar con el independentismo más radical si esto significa poder.

 

¿Se dan las condiciones para aplicar de nuevo en Cataluña el 155?

 

No y si se aplicase la inmensa mayoría de la sociedad catalana no lo entendería.  Es cierto que hay una rebeldía, pero es algo más político que jurídico o legal. Frente a ello hay que buscar medidas para contrarrestar esa rebeldía política, hace falta una mayor presencia del Estado en Cataluña, la defensa de aquellos elementos que nos unen, articular una estrategia a medio y largo plazo para que lo que significa España no desaparezca de Cataluña.

 

¿Como puede afectar la sentencia del proceso a la política catalana?

 

Afectará sin lugar a dudas porque el independentismo vive de la confrontación y de presentarse ante Europa como mártires de una represión feroz. La primera consecuencia que provocará es la convocatoria de unas nuevas elecciones autonómicas.

 

Usted es famoso por hablar sin complejos del tema de la inmigración ilegal. ¿Que le diría a la gente que se siente preocupada por la avalancha de MENAS y la cada vez mayor presencia islámica en Cataluña?

 

Pues que lamentablemente este fenómeno irá en aumento si no se toman las medidas adecuadas y no se afronta con valentía y con decisión este fenómeno. Gozan aquí de muchos derechos y si delinquen las penas son muy bajas.

 

Mucha gente no entiende que el PP votara en el Parlamento de Cataluña a favor de una paga para los MENAS...

 

Es un tema que no conozco al detalle, pero si que me consta que no se hablaba específicamente de los MENAS sino de otros colectivos que socialmente estaban en una situación de vulnerabilidad, pero posiblemente se podía haber prestado más atención en este asunto.

 

¿Qué aspectos concretos le preocupan en la ciudad de Badalona?

 

Badalona tiene un problema en algunos barrios de inseguridad, de desvertebración social y de proyección al exterior como una ciudad atractiva para venir a vivir.

 

¿Cómo está de ánimo para luchar por los intereses de los ciudadanos desde la oposición?

 

Si dijera que estoy como unas pascuas sería un irresponsable. Anímicamente estoy tocado por las expectativas que se habían creado en muchísimos miles de vecinos, que por fin volverían a tener un alcalde que les entiende, que les escucha y les aporta soluciones. Pero estoy seguro de que después de las vacaciones volveré a tope y con ganas de defender los intereses de todos mis votantes y de los que no me votaron.

 

¿Cómo ve el futuro del PP a nivel nacional?

 

Creo que hemos sabido reconducir bien un momento de dificultad como fueron las elecciones generales y a medida que pasan los días se demuestra que somos un partido de mucha capacidad con unos cimientos muy sólidos y somos la única alternativa seria de centro de derecha.

 

Pese a todo el PP ha vencido en más de 3000 municipios en toda España.

 

Por eso algunos que nos daban por enterrados o que aspiraban a convertirse en la referencia del centro derecha han visto que el PP está ahí, que tiene fuerza y que nos hemos recuperado.

 

Es usted una persona joven, ¿tiene ganas de seguir muchos años en la política?

 

Gracias por lo de joven, yo tengo vocación política. He convertido mi trayectoria en servicio público. Mientras crea que soy útil y sobretodo, y lo más importante, mientras la gente me siga queriendo, yo estaré al pie del cañón.