Para el Gobierno de Emmanuel Macron y su partido La República en Marcha -el aliado privilegiado de Ciudadanos de cara a las elecciones europeas del 26 de mayo- no caben compromisos ni medias tintas. Con un partido al que considera de extrema derecha como Vox no puede llegarse a ningún tipo de pacto. La única estrategia válida frente a las fuerzas ultra es combatirlas y derrotarlas en las elecciones, como hizo Macron con la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, en las presidenciales de 2017, según ha dicho este martes la ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau.

¿Le preocupa que Vox participe en un pacto en Andalucía para sostener a un Gobierno del que formaría parte Cs, que está en el grupo liberal europeo y es socio electoral de La République en Marche?, le han preguntado a Loiseau en Bruselas. "Cada país tiene sus especificidades y cada partido toma sus propias decisiones", ha contestado la voz de Macron en la UE. Pero no se ha quedado ahí, sino que ha dejado clara su oposición a cualquier tipo de acuerdo con Vox.

"Comprenderá que estando en un Gobierno y siendo miembro de un partido que es La República en Marcha, que se ha batido contra la extrema derecha, que ha derrotado a la extrema derecha en las elecciones presidenciales del año pasado, para mi no puede haber ningún pacto con un partido de extrema derecha que defiende valores que son completamente contrarios a los nuestros", sostiene Loiseau.