Como hace unos años, parece que las medidas que nadie se atrevía nunca ha decir públicamente, "Sí, se puede". Esta vez ha sido Juan Antonio Morales Diputado por la Asamblea de Extremadura que tal y como él mismo ha dicho: "Porque son un lastre insostenible qué solo generan déficit y desigualdad para los españoles"

Ya era hora que alguién dijera en un Parlamento lo que de momento solo está plamado en un programa, el de VOX:

Las Comunidades Autónomas han añadido un nivel administrativo adicional en el funcionamiento del Estado. Han replicado casi todas las instituciones del Estado (fundaciones, agencias, observatorios, entes públicos, televisiones, embajadas…) y han añadido el coste de mantener 17 parlamentos autonómicos con sus más de 1.200 diputados, todos ellos bien rodeados de su correspondiente séquito de asesores y enchufados.

Debemos preguntarnos ¿Cuántos cargos políticos sobran?, ¿Se deben mantener (por ejemplo) unas televisiones autonómicas que nos cuestan más de 980 millones de euros cada año?, ¿Tiene sentido desaprovechar sinergias derivadas de unificar y centralizar actividades?

Las Comunidades Autónomas obstaculizan la unidad de mercado, dificultan la movilidad de los profesionales debido a barreras lingüísticas, son fuente de ingente normativa que dificulta el emprendimiento, la creación y el crecimiento de las empresas, multiplican el gasto por la existencia de duplicidades, excesos y redundancias. Las autonomías españolas tienen mayor nivel de competencias y gasto que las regiones de cualquier otro país del mundo. Aproximadamente tienen el 56% de las competencias y del gasto público total.  En la mayoría de países de la Unión Europea y del mundo, es el Estado quién concentra más del 80% del gasto público total. En España hemos asistido a como se transferían competencias como contraprestación a apoyo político en lugar de atender a criterios de eficiencia y coste.