Iván Espinosa de los Monteros se despacha a gusto con El Diario.es por una información aparecida hoy.

Información como casi todas las de este medio sesgada y con mala intención y muy bien dirigida por quien paga, el PSOE.

Lo titula así: "El dirigente de Vox Iván Espinosa de los Monteros ha sido socio en negocios inmobiliarios de condenados por la Gürtel y por delito fiscal". No os ponemos el enlace, porque no merece la pena ni leerlo, muy al estilo de Ignacio Escolar.

 

 

Pues Iván Espinosa de los Monteros se ha expresado muy claro en Twitter y ha dado una explicación de su vida laboral. Este es el hilo:

Bueno! Pues parece que hoy es el día de producir basura en el basurero que es , ese soporte del golpismo separatista. Ante el arrollador comienzo de los servicios jurídicos de en el juicio a los delincuentes que ellos apoyan, toca maniobra de distracción. Hoy se despachan con un artículo al parecer para atacarme a mí, aduciendo que dos personas con las que yo estuve relacionado posteriormente tuvieron problemas con la justicia por temas fiscales. Repito por si no se entiende: que tuvieron problemas después de mi relación con ellos. El objetivo es claro: generar sensación de culpa por asociación con terceros. Parece que el tema no se sostiene, ¿verdad? de becario con acceso a Google y al Registro Mercantil. Enhorabuena por ese “periodismo de investigación”. Creo que no requiere mayor clarificación.

Pero ya aprovecho para sacar algunas cosas que no pensaba contar, pues no me gusta hablar de mí; hasta que atacan mostrando tanta ignorancia, tanto desconocimiento y tanta estulticia, que me lo ponen a huevo. Veamos:

Empecé mi carrera trabajando por cuenta ajena, siempre en grandes firmas, y bien pagado; muchas horas pero responsabilidad limitada, y como es lógico también libertad limitada. A partir de junio del 2000 decidí arrancar por mi cuenta. Monté una startup. Os lo resumo: me fue mal.

Tan mal, que lo perdí todo. Todo menos las deudas en las que me había metido. A finales de 2001 estaba recién casado, recién hipotecado, mi mujer recién embarazada, y yo recién quebrado. Los que arriesgaron su dinero conmigo también perdieron toda su inversión. Tal cual.

No le recomiendo a nadie pasar por aquello. Pero visto hoy, eso nos hizo más fuertes. y yo luchamos por salir adelante juntos, agachando la cabeza y trabajando más duro. Cualquier autónomo se sentirá identificado con nuestra historia: mucho esfuerzo, mucho riesgo y muchas deudas. Cuando por fin parecía que nos recuperábamos, llegó la crisis. El mercado inmobiliario local se hundió. Nuestra actividad se paró. Tocaba hacer las maletas. Entre 2006 y 2013 me fui a trabajar a Polonia, con un grupo de inversores que volvieron a confiar en mí; (uno incluso había perdido dinero conmigo la anterior vez; pero repitió). Fueron años de madrugar los lunes a las 04:00 para coger el vuelo a Varsovia de las 06:00. De pasar la semana a -20ºC y regresar los viernes por la noche. De adaptarse, de aprender (incluso algo de polaco!)

De nuevo, mucho sacrificio, pero estoy muy orgulloso de que en esta ocasión, mis inversores ganaron una rentabilidad del 20% anual, sin apalancar, en años en los que aquí todos perdían. Gracias a esta segunda oportunidad, me pude recuperar bastante bien y volver a empezar.

Y es que la vida del autónomo es azarosa. Cuando arriesgas pasas momentos buenos y malos. Nunca he hablado con triunfalismo sobre mi vida profesional porque sí he tenido pequeños triunfos pero también las he pasado canutas. Éxitos y fracasos. La vida no me ha llegado resuelta.

Así que lo siento por los que intentan caricaturizar sin éxito. Las cosas no me han venido dadas. Me ha tocado currar. A veces me ha ido mal, incluso muy mal. Y algunas personas que he conocido en mi vida han tenido problemas mayores. De todo ello he aprendido, y estoy orgulloso.

Por eso, porque conocemos el mundo real, en impulsaremos medidas de apoyo a los autónomos y emprendedores. Apoyaremos a los que habiendo sufrido lo vuelvan a intentar, con una mejor Ley de Segunda Oportunidad. Simplificaremos el marco normativo, bajaremos cuotas, impuestos.

Porque los autónomos luchan por sus sueños,crean riqueza, generan puestos de trabajo y contribuyen a crear una España mejor. Aunque a veces les vaya mal a ellos o a gente con la que se asociaron antes. Y aunque a los becarios de ni les suene de lo que estamos hablando