El propósito de año nuevo del Atlético de Madrid para este 2017 fue el de reencontrar su esencia, volver a su juego ganador aunque sin destellos, después de los malos resultados cosechados. Y parece que se lo está tomando muy en serio, porque en su primer partido del año, ante Las Palmas en la Copa del Rey, ha demostrado su superioridad de toda la vida para acercarse a los cuartos de final de la competición gracias a los goles de Koke (22') y Griezmann (50').

El encuentro se desarrolló sin brillo, pero al Atlético de Madrid le bastó con la tan ansiada superioridad de siempre para llevarse la victoria. Y es que parece haber encontrado su instinto de siempre, ese que le hace ser eficaz y solvente, lo que demuestra que los rojiblancos no están de paso por esta Copa del Rey. No en vano, el equipo de Simeone llenó a su equipo de titulares.

A destacar la vuelta al gol de Griezmann, que ya sumaba cinco encuentros sin marcar. Parece que al francés le ha sentado bien el parón navideño tras la sequía de finales del año pasado, ya que no veía puerta desde el partido de Champions de los rojiblancos ante el PSV Eindhoven, el 23 de noviembre de 2016. La vuelta de Copa se jugará el martes 10 de enero en el Vicente Calderón a las 21:15 horas.