Las primera semanas del gobierno de Sánchez hace que todas las fuerzas se acojan al dicho: Virgencita que me quede como estoy. Y de hecho ninguna sufre un descalabro, todas se mantienen más o menos como estaban a excepción de Vox que tiene una subida muy significativa de 52 a 59 escaños. 

Más que la subida en sí, lo importante es que Vox sigue al alza y se desconoce el techo real de un partido que va recortando distancia al PP, que sigue siendo la segunda fuerza por detrás del partido de Sánchez. La legislatura no ha hecho más que comenzar y factores como una crisis económica o el tema de Cataluña podrían ser decisivos para un gran vuelco electoral.

PSOE y Podemos conseguirían unos resultados muy parecidos a los de las pasadas elecciones generales si ahora se repitieran los comicios. Vox sería la formación más beneficiada y sumaría siete escaños. Así lo señala el barómetro de febrero elaborado por Celeste-Tel para eldiario.es. Se trata de la primera encuesta de la serie cuyo trabajo de campo se ha realizado tras la configuración del Gobierno, entre los días tres y siete de febrero.

Según el sondeo, el PSOE obtendría ahora el 27,6% de los votos y 117 escaños. Los socialistas perderían tres escaños respecto a los resultados del 10 de noviembre (120), pero prácticamente se mantendrían en intención de voto con cuatro décimas menos. Respecto al barómetro de Celeste-Tel publicado en enero, los socialistas mejoran ligeramente su expectativa de voto en el último mes con dos escaños y 6 décimas más.