Fin de semana trágico para la compañía de autobuses. Todo empezó el Sábado a las 17,30 cuando el autobús que había salido de Madrid con dirección a Murcia, al comprobar que el conductor sextuplicaba la tasa permitida de alcohol. El hombre dio en la prueba 0,89 mg/litro en aire espirado y continúo ayer Domingo a las 23,10 cuando el autobús, de los denominados PREMIUM, es decir, los mejores de la compañía, que había salido a las 21,30 con destino a Irún, salió ardiendo a la altura de Cerezo de Abajo, el cual quedó calcinado entero, sin registrarse victimas, más allá de la asistencia médica por algunas crisis de ansiedad en algunos pasajeros. Solo ha habido que lamentar los daños del autobús que ha quedado totalmente calcinado y parte del equipaje de los viajeros que, aún a la rápida actuación de la tripulación del autobús, no dió tiempo a sacarlo por completo.

Lo de Cerezo de Abajo grave y lo de Murcia preocupante...

El autocar, de una línea regular de la compañía Alsa, había partido a las 17.30 h. de la Estación Sur de Autobuses de la capital con 40 pasajeros. El trayecto previsto de 400 kilómetros duró apenas 50, sin embargo. Pronto se extendió la preocupación entre los usuarios del servicio por la conducción errática del chófer, con desplazamientos bruscos sin motivo aparente y frenazos igualmente repentinos.

 

El vehículo, además, no tenía activado el aire acondicionado, pese a que el sábado a esa hora de la tarde la temperatura estaba cercana a los 40 grados. En un principio, el conductor hizo caso omiso a las protestas de los pasajeros, pero finalmente accedió a detenerse en una estación de servicio ante las peticiones de algunas personas que querían comprar botellas de agua.

 

La parada se produjo aproximadamente a las 18.30 h en el cambio de sentido del km 48 de la autovía de Valencia A-3, en la Avenida de Juan Carlos I de Villarejo de Salvanés. En ese momento, uno de los viajeros llamó al 112 alertando de la situación.

 

Primero se personaron en la gasolinera agentes de la policía local de Villarejo de Salvanés y, pocos minutos después, un equipo de la Guardia Civil, que sometió al conductor a una prueba de alcoholemia. El resultado fue de 0,89 mg/l. Al dar una tasa tan elevada, la Guardia Civil dejó pasar 15 minutos para someter al conductor a una segunda prueba, con resultado de 0,77 mg/l. También se realizó una prueba de drogas, con resultado negativo.

 

Los 40 viajeros tuvieron que bajar sus pertenencias y abandonar el vehículo, que fue inmovilizado por los agentes. A las 19.45 h. aproximadamente, un nuevo autobús enviado por Alsa, con otro conductor, los recogió y terminó de prestar el accidentado servicio hasta Murcia.

 

Alsa ha abierto una investigación interna para conocer todos los detalles del incidente. En espera de la confirmación oficial de los hechos, ha apartado al conductor del servicio. El hombre había ingresado recientemente en la plantilla, informó ayer la empresa, y había superado todos los protocolos de incorporación establecidos por Alsa. La compañía añadió que ha pedido disculpas a los viajeros afectados y ya les ha comunicado las compensaciones que les corresponden.

 

La tasa de alcohol permitida para conductores profesionales de autobús es de 0,15 mg/l en aire espirado. En mayo pasado, el director general de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, avanzó que una de las medidas que se podrían incluir en la próxima reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que prepara el Ministerio de Interior, es la tasa cero de alcohol para los conductores profesionales.

FUENTE: http://www.forotransporteprofesional.es/