Unidos Podemos, los sindicatos Comisiones Obreras, UGT, CNT y otras organizaciones de extrema izquierda habían convocado este sábado 1 de diciembre una manifestación frente a la Catedral de la Almudena en protesta al posible traslado de los restos de Franco a la cripta de la Catedral, donde la familia del General dispone de una propiedad. Con el fin de impedirlo, más de un centenar de colectivos se habían sumado a la campaña #NiValleNiAlmudena, desde la que hacen un llamamiento "a la ciudadanía de todo el Estado español para que exprese su desacuerdo y se movilice". 
 
La concentración ha sido un fracaso estrepitoso, sin lograr la formación de Pablo Iglesias si quiera alcanzar las 200 personas, en una nueva muestra de abandono a los actos que convoca la formación morada.