¿Por qué Podemos critica que los agresores de Alsasua, sean juzgados por terrorismo? ¿Por qué EH Bildu considera que las agresiones de Alsasua son fruto de una pelea de bar? ¿Por qué los socialistas apoyan la declaración institucional del Ayuntamiento de Alsasua en favor de los detenidos?
 
Alsasua, la cuna de los batasunos, es un municipio navarro gobernado por abertzales anclados en aquellos noventa en que los cachorros etarras, llegaron a promediar tres atentados diarios. Un lugar, donde la violencia fue tan importante, que los cuerpos de seguridad tuvieron que, a través de especialistas, adquirir formación en el concepto guerrilla urbana, para poder enfrentarse a los veinteañeros que formaban ese grupo.
 
Desconozco por completo quien bautizó a estos aspirantes a terroristas, como Kale borroka, pero lo cierto es que estaban automatizados hasta un punto en el que conocían todos los secretos de esa ciencia militar. 
 
Para entender esto, hay que situarse frente a un supuesto enemigo en lo que se supone un conflicto bélico y comprender que en la guerra, no siempre gana el más numeroso, ni el mejor armado, si no el que mejor se adapta a unas circunstancias, en las que el terreno tiene mucho que ver.
 
El concepto de guerrilla urbana, nace hace doscientos años, durante el proceso de urbanización y el abandono de los pueblos. En España, se pone de moda en Madrid y Barcelona en la época posterior a la guerra civil. A principios de los 70, un comunista brasileño, escribe un Manual del Guerrillero, que siendo inoperante a la vez que aberrante, circula por todo el mundo como el catecismo de la violencia de baja intensidad.


Ni que decir tiene que Marighela no alcanzó el Pullitzer. Pero es curioso leer, por la forma en que lo plantea, que el principal objetivo del lector, es la liquidación física de todos y cada uno de los componentes de los cuerpos de seguridad y allegados a los mismos. Y a su vez, llama la atención el párrafo en el que se refiere a las estudiantes como herramientas antisistema. ¿Nos recuerda algo?
 
"Los estudiantes se destacan por ser políticamente crudos y rudos y por lo tanto rompen todas las reglas. Cuando son integrados en la guerra de guerrillas urbana, como está ocurriendo ahora en gran escala, ensenan un talento especial para la violencia revolucionaria y pronto adquieren un alto nivel de destreza político-técnico-militar. Los estudiantes tienen bastante tiempo libre en sus manos porque son sistemáticamente separados, suspendidos y echados de la escuela por la dictadura y así empiezan su tiempo ventajosamente a favor de la revolución"
 
Euskadi Ta Askatasuna, ETA, País Vasco y Libertad está militarmente inactivo. Ha dejado de matar, pero su entorno social no repudia la violencia y Eleka o Sánchez Mugurruza existen como facciones enfrentadas al proceso de paz y a su propia jefatura, defendiendo los objetivos de siempre y tratando por todos los medios de volver a la lucha armada.

Mikel Antza se acordaba un día de Rousseu y decía, que la paciencia es amarga, pero su fruto es dulce.

 

Está muy claro el porqué los detenidos por las agresiones de Alsasua, van a ser juzgados y condenados por un delito de terrorismo.