¿Tiene sentido la presencia de candidatos regionalistas leoneses en las elecciones generales? Sin duda alguna, máxime dada la persistente invisibilización de la Región Leonesa y de su realidad. Es necesario proyectar a toda España la unidad regional de las tres provincias leonesas y la caracterización de lo leonés, exponer su realidad actual y reivindicar para ella cuanto necesita para asegurar su desarrollo y su futuro. Tiene el mayor sentido que existan candidatos regionalistas al Senado, la cámara de representación territorial por excelencia.

   Cuando al Reino de León, al País Leonés, se le niegan el pan y la sal, las candidaturas al Senado ofrecen a todos y cada uno de los leoneses, a cada elector, la posibilidad de apoyar la causa regionalista leonesa, una opción caracterizada por su transversalidad ideológica, que abarca todo el espectro político. Y esto es así porque, en las elecciones al Senado, cada elector puede otorgar su confianza con su voto a tres candidatos de partidos diferentes simultáneamente.

   Seamos claros: la opción regionalista leonesa presenta reivindicaciones específicas del Pueblo Leonés en su conjunto. Se caracteriza por apoyar la existencia de una Región Leonesa triprovincial con características históricas, culturales y económicas comunes, necesitada de una atención preferencial del Estado, dada su situación de inferioridad y abandono. Plantea proyectos de conjunto vertebradores del País Leonés; la colaboración preferencial con Galicia, Asturias y Extremadura; la apertura a Portugal y al exterior; las comunicaciones con Europa, Hispanoamérica y Oriente, a través de Madrid y los puertos del Cantábrico y el Atlántico, sin olvidar los aeropuertos de la región.

   Cualquier leonés, independientemente de su adscripción política, puede dar su apoyo a la opción regionalista al Senado, puede manifestar su disconformidad con una autonomía híbrida y anuladora de lo leonés. Cada elector puede poner en marcha el poder de su voto para señalar que cualquier forma de encarar el futuro pasa por reconocer la existencia de la Región Leonesa como unidad de referencia para la acción política, económica y cultural.

   Conocemos el pasado lo suficientemente bien como para saber que, a finales de los setenta, gabinetes minoritarios diseñaron el futuro autonómico de la Región Leonesa de espaldas a la voluntad popular. Esto ha tenido consecuencias nefastas tras la integración europea, donde la Región ha desaparecido como unidad económica, política y cultural, lo que ha supuesto la pérdida de ayudas millonarias que se han desviado hacia Valladolid y Castilla.

   El Senado conserva los ecos de las intervenciones de leoneses sin complejos que reivindicaron lo leonés, como la de don Luis Maldonado de Guevara, senador por la Universidad de Salamanca, que en 1914 afirmaba que los salmantinos “somos muy hospitalarios. Somos leoneses.” O la de del senador por las Sociedades Económicas de Amigos del País de la región de León, Rafael María de Labra Cadrana, defensor de los intereses económicos del Noroeste de España y de la igualdad de la mujer. Por otra parte, en las elecciones al Senado se manifestó primeramente el regionalismo leonés contemporáneo, en concreto en 1979, a través de la candidatura independiente “Zamoranos por Zamora”, integrada por Inés Gutiérrez Carbajal y Francisco Iglesias, germen del Partido Regionalista del País Leonés.

   Amigos, el Senado puede ser el altavoz de las reivindicaciones leonesas, la cámara que permita visibilizar la Región y dar a conocer las demandas de igualdad y de futuro del Pueblo Leonés, manifestadas a través de sus representantes. En nuestra mano está hacerlo posible, facilitar que la Región Leonesa sea escuchada y atendida por el resto de España, a la que el Reino de León dio vida.

En estos tiempos turbulentos, os animo a apoyar la opción regionalista, una opción que suma y da una tonalidad diferente al sufragio de todos los leoneses, en las tres provincias del País Leonés.

 

Miguel Ángel Diego Núñez.

Autor del libro “Regionalismo y regionalistas leoneses del siglo XX (una antología).”