Que la sociedad está dispuesta a plantar batalla a la Ley de Memoria Histórica de Pedro Sánchez, es un hecho más que evidente con la polémica generada en los últimos meses. 

Firmas de manifiestos, artículos de personalidades que nunca se habían decantado en este tema y una sociedad dividida como hacía años no lo estaba la española.

Este fin de semana y coincidiendo con los actos de conmemoración de la muerte de Francisco Franco y del asesinato de Jose Antonio Primo de Rivera, además de los convocantes, los distintos actos han contado con la presencia de españoles que quieren demostrar que no están de acuerdo con dicha felonía, no ya histórica, sino que afectará a las libertades de todos los españoles.

El Viernes y en un acto tradicional de La Falange y desde la casa natal del Jefe de la Falange, José Antonio Primo de Rivera en la Calle Génova, se salió andando con unas coronas de laurel hasta el Valle de los Caídos. Durante toda la noche los falangistas portaron la corona hasta el mismo Valle de los Caídos y en los actos de salida donde habló, entre otros, el Jefe Nacional de La Falange Manuel Andrino la asistencia de público fue bastante mayor que la de otros años, además de los medios de comunicación que otros años ignoraban el acto, este año han acudido en masa, para sacar sus segundos de gloria desprestigiando a los miles de asistentes.

Hoy en la Plaza de Oriente, ha pasado lo mismo y es que la asistencia ha sido bastante mayor que otros años.

El próximo Martes en la Iglesia de San Francisco de Borja, en la Calle Serrano, 104, se celebrará la tradicional Misa funeral por parte de la FNFF  a las 20, 00 hrs y probablemente sea una de las más multitudinarias de los próximos años, gracias a Pedro Sánchez.