Oscar de Alfonso, actual Gran Maestro de la Gran Logia de España, se ha revelado como un auténtico vividor. Desde septiembre del 2018 hasta junio de este año, ha realizado decenas de viajes a costa de su Logia. Obsesionado por las redes sociales, sube a ellas toda su actividad.

 

La Gran Logia de España es la Obediencia masónica regular en España y, por tanto, el cuerpo masónico que mantiene lazos de amistad y reconocimiento con todas las Grandes Logias regulares de todo el mundo.

Según la información que aporta el Maestro en sus redes sociales, desde el mes de septiembre de 2018 hasta junio de 2019, Oscar de Alfonso ha recorrido medio mundo, sumando más de 200.000 kilómetros en avión. 

Sus destinos han sido Islas Canarias, Milán, Lisboa, Bilbao, Albania, Viena, Porto Alegre, Republica Dominicana, Málaga, Gabón, Panamá, París, Madeira, Rímini, Suecia, Tenerife, Haití, Edimburgo, Dakota del Sur (EE.UU), Lima, Estocolmo, Mónaco, Eslovaquia, San Marino, Málaga, Mallorca, Estambul, Florianópolis (Brasil), Sevilla, Isla Mauricio y Moscú.

No es casualidad que en las redes sociales se llame asimismo #WilliFogg, aludiendo al excéntrico personaje de dibujos animados que da la vuelta al mundo en 80 días (basado la novela de Julio Verne).

Se puede decir que su única actividad conocida es viajar con cargo a los masones de la Gran Logia de España y colgar sus fotos en las diferentes redes sociales

El Gran Maestro tiene una enfermiza obsesión por la fama y su presencia en los medios de comunicación es constante, autoproclamándose como “jefe de la masonería mundial”. Lo cual nos dice mucho de los medios de comunicación que sufrimos. En un programa de televisión presentado por un tal Risto Mejide, hizo el ridículo, además de mostrar su apoyo a Manuel Valls, otro vividor, en este caso de la política.  

Hace poco le concedió incluso una medalla al Rey Felipe VI, que obviamente no recogerá.

La verdad es que desde que llegó Óscar de Alfonso, la masonería española no pasa por sus mejores momentos, pues los espectáculos y los continuos viajes de su Gran Maestre están arruinando la discreción con la que la secta masónica venía actuando hasta la fecha.

El sábado pasado, durante el Gran Cónclave de la Logia de España, saltó la polémica cuando tocaba habla del informe redactado por el tesorero, en el que se solicitaba al Gran Maestro que emitiera nota de gastos mensualmente para facilitar el control económico de los mismos.

Ante este informe, Oscar de Alfonso suspendió de todos sus derechos masónicos al tesorero, pues no le gustó que le afeara la presentación tardía o inexistente por parte del Gran Maestro de los recibos y registros de gastos relativos a sus gastos personales.

Muchos masones españoles están acusando al Gran Maestro de fomentar la incomunicación entre los oficiales electos y de realizar viajes sin ningún tipo de control y sin interés estratégico para la francmasonería en España.

Los problemas de transparencia relativos a los gastos del Gran Maestro y el mal funcionamiento de la Justicia Masónica, parecen haber llevado a la Gran Logia al borde del abismo.

Tras este fin de semana, parece que la masonería española está tocada de muerte, aunque ya hay grupos masónicos trabajando en una alternativa a Óscar de Alfonso.