Me repugna que algunas cadenas de televisión se dediquen a emitir todos los lunes una serie de documentales relacionados con el General Franco, la Guerra Civil Española, y otros acontecimientos que ocurrieron en España a partir de la década de los años treinta de la pasada centuria, donde los expertos que asisten a la exhibición de los mismos intentan cambiar con sus cometarios lo que se ve en la pantalla, opinando a su -gusto y manera- cosas que no sucedieron como ellos manifiestan.

 

Francisco Franco Bahamonde, ascendió a general con solo 32 años, por lo que fue reconocido como el –general- más joven de Europa, dada su gran actuación en la Guerra de África el Rey Alfonso XIII le concedió la Medalla Militar Individual de Primera Clase en 1923. Como estratega militar se le equiparó a Julio Cesar y a Napoleón Bonaparte. Siendo Comandante colaboró con el entonces Teniente Coronel Millán Astray y Terreros en la fundación de nuestra querida y admirada Legión, que actualmente consta de cuatro tercios (Juan de Austria, Gran Capitán, Duque de Alba y Alejandro Farnesio, además de la Laureada 7ª Bandera Independiente).

 

 “-Me comentó siendo yo muy joven un teniente de Infantería de la época que intervino en esta virulenta batalla del Anuall (*), que siendo Franco Comandante, estando los supervivientes del ejercito español –cercados- por los rifeños en la batalla citada, no veían la forma de salir de aquel atolladero, ya que de hacerlo por las bravas podría generar más muertos, Franco expuso razonadamente un plan, donde se comprometía ante sus superiores sacar de aquel del barranco lleno de cadáveres de soldados españoles, a las tropas que seguían resistiendo el ataque de los rifeños, los generales y coroneles estudiaron el plan expuesto por Franco aceptando que mandase las operaciones de la retirada, la misma fue todo un éxito, ya que no se produjo ni tan siquiera un herido más, lo que supuso salvar de una muerte segura a casi 30.000 soldados, que se encontraba cercados-“.

 

El General Franco curtido desde muy joven en ciento de batallas la mayoría en tierras africanas, creó un sistema de lucha conocida como las –cabezas de puente-, que le dio grandes triunfos al ejercito que mandaba durante la guerra civil. Este sistema los emplearon durante la II Guerra Mundial los alemanes y los aliados dada la efectividad del mismo.

 

Ahora la fobia que se le tienen estos mal nacidos que pululan en la izquierda más radical, (PSOE, UNIDASPODEMOS, ERC, BILDU, etc.), lo denigran poniendo en tela de juicio su enorme personalidad como militar y estratega.

 

Manifestar que si España ha llegado actualmente a esta situación tan –esperpéntica-, tenemos que remontarnos al día 14 de abril de 1931 con la proclamación de la II Republica, y a las elecciones generales celebradas el 28 de junio de ese mismo años -1ª vuelta-, y la 2ª, con diversas elecciones parciales, entre el 19 de julio y el 08 de noviembre. El resultado de la mismas tuvo como protagonistas a los partidos que citó a continuación, y liderados por una serie de personajes de la época todos pertenecientes a los partidos de izquierdas, republicanas y radicales:

 

Ganó el PSOE obteniendo 115 escaños con el 24,5%

de los votos emitidos, liderado por Julián Besteiro; seguido de forma cronológica por el: Partido Republicano Radical –(PRR)- con 90 escaños equivalentes al 19,1%, capitaneado por Alejandro Lerroux; Partido Republicano Radical Socialista –(PRRS)- 61 escaños el 13%, liderado por Marcelino Domingo; Esquerra Republicana de Cataluña –(ERC)-, 29 escaños el 6,2% de los votos emitidos con Francesc Maciá al frente; Acción Republicana –(AR)- 26 escaños equivalente a 5,5%, comandada por Manuel Azaña; Derecha Liberal Republicana –(DLR)- 25 escaños un 5,3% de los votos escrutados liderado por Niceto Alcalá Zamora, la Cámara de Representantes estaba compuesta por 470 diputados.

 

España comenzó a sentir ya lo difícil que era habitar en ella, empezaron los disturbios más o menos graves, donde la clase obrera tenía en los mismos un papel preponderante, al igual que en Cataluña con los –rabassers- que se alzaban constantemente por las calles portando herramientas propias de la agricultura y cantando –El segador- su himno revolucionario y separatista.

 

Alfonso XIII reinó hasta el año 1931, ya que el ambiente que se vivía en nuestro país era insoportable, viéndose obligado a marcharse de España hacía Italia, donde residió hasta su fallecimiento en 1944.

 

La Legión Española que había sido fundada por el Teniente Coronel Millán Astray se las veía y deseaba para  mantener a raya a los rifeños de Abd el-Krim, que desde la montañas del Rif los fustigaban utilizando toda clase de medios con el fin de –amilanarlos- algo que nunca consiguieron, los Tenientes Coroneles Valenzuela y Franco al frente de sus Tercios, luchaban denodadamente para mantener el orden y la paz sin conseguirlo.

        

En las elecciones del año 1933 ganó la derecha liderada por la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) que era el partido presidido por José María Gil Robles, que obtuvo 115 escaños un 24,3% de los votos emitidos, a continuación, Partido Republicano Radical (PRR) de Alejandro Lerroux 102 escaños el 21,6%, aumentando en 12 diputados con respecto a los comicios de 1931, Partido Socialista Obrero Español que perdió 56 escaños, solo alcanzó la cifra de 59 diputados o sea 12,5% de los votos emitidos, Partido Agrario Español (PAE) 30, la Liga Catalana 24 y la Comunión Tradicionalista 20 escaños respectivamente, los 23 partidos restantes consiguieron resultados bastantes menos significativos que no repercutió en la formación de un gobierno social-comunista y republicano.

 

Presidente del Consejo de Ministros titular, Diego Martínez Barrios, electo Alejandro Lerroux ambos del PRR (Partido Republicano Radical).

 

Los perdedores de estos comicios fueron los socialistas del PSOE que obtuvieron 56 diputados menos que en los comicios del año 1931, sin embargo debido a los acuerdos con los republicanos, y los comunistas siguieron manteniendo el status de que habían conferidos los votantes en el año 1931.

 

Durante la II Republica Española solo se celebraron tres elecciones generales, las citadas en los años 1931, 1933 y las de 1936 que fueron las últimas, que analizaremos en la segunda parte de este trabajo.

 

Como se vera la implantación del Frente Popular desde 1931 hasta 1936, fue nociva para España, como han sido siempre los partidos de izquierdas en el gobierno, lo fue con Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y ya lo esta haciendo con Pedro Sánchez, lo que determina que los socialistas en España jamás han gobernado con éxito, llevando sistemáticamente al país a la ruina, económica, social y laboral.

 

Cuando el General Francisco Franco le comunico a los españoles –la Guerra ha terminado en el año 1939-, le añadió al escudo de España representado por el -Águila de Patmos-, en honor a San Juan Evangelista, la –banda- que circundaba el cuello de la tan imperial ave la inscripción: ESPAÑA UNA GRANDE Y LIBRE.

 

(*).- Casi desde el inició de la pasada centuria España se encontraba involucrada en guerras contra los rifeños que habitaban en los montes del Rif en el norte de África, estas contiendas fueron muy sangrientas y muchos jóvenes perdieron la vida en la mismas, Barranco del Lobo, Abarran, Sidi Dris y esta del Anuall, fueron sin lugar a dudas donde más soldados españoles murieron, entre estos el General de Caballería don Manuel Fernández Silvestre. En la batalla del Anuall (22.julio.1921) perdieron la vida 9.954 españoles más 4.653 indígenas pertenecientes a tropas regulares, 47 prisioneros, por parte de los rifeños de Abd el-Krim solo cayeron 1000. El 08 de septiembre de 1925 durante el Directorio del General don Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, los españoles derrotaron definitivamente a los –rifeños- en la batalla de Alhucemas.

 

Juan Dávila-García.-

 

NOTA DEL AUTOR.- Cuanto aquí cito forma parte de la Gloriosa Historia del España, prima algún detalle obtenido de diferentes protagonistas que participaron en estas batallas con el grado de –tenientes-, a los cuales tuve el privilegio de conocer personalmente ya mayores, mis recuerdos más efusivos para tan distinguidos personajes, descendientes de encomiables familias castrenses.