Charles Michel, primer ministro belga, definía lo ocurrido ayer como “el peor ataque que Bélgica ha sufrido en su historia. Tres bombas, tres explosiones, tres ataques violentos y cobardes”. En los ataques suicidas perdieron la vida ayer 31 personas y un país entero ha quedado consternado.

 

Horas después del trágico suceso, han sido identificados tres presuntos terroristas sospechosos de la matanza. Dos de ellos, hermanos, son los “kamikazes” Khalid e Ibrahim El Bakraoui, causantes de una de las explosiones en el aeropuerto de de Zaventem y de la explosión del metro en el barrio de Maelbeek. Tenían 27 y 30 años respectivamente y nacionalidad belga.

 

Minutos antes de lo sucedido se pudo ver unas imágenes de Ibrahim, caminando por las pasarelas del aeropuerto, empujando un trolley en el que portaba numerosas maletas. Las imágenes fueron difundidas por el medio de comunicación “Le Serniere Heure”. Se sospecha que en los bultos que portaba en el trolley escondía los explosivos. Según se ha podido conocer ambos hermanos ya estaban siendo vigilados por las autoridades belgas, ya que tenían a sus espaldas varias condenas por enfrentamiento armado, robos y vandalismo. El hecho de estar vigilados parece que no puedo evitar la tragedia.

 

1458661216_968981_1458716849_noticia_fotograma

 

El tercer terrorista ya ha sido detenido en el distrito de bruselas de Anderlecht. Ha sido identificado como Najim Laacharoui de 25 años. Identificado en las imágenes del aeropuerto se sospecha que su bomba no llego a ser detonada, o no estalló por algún motivo. Estaba en busca y captura desde hace cuatro meses, ya que se le vinculaba con los atentados de París como cómplice de Salah Abdeslam, detenido el viernes pasado en la capital belga. Hasta hoy día, la identidad con la que se buscaba a Laacharoui era, Soufiane Kayal, identidad falsa bajo la que actuaba.

 

Poco a poco, Bélgica intenta volver a la normalidad, aunque será algo que cueste superar. El aeropuerto aún permanece cerrado por precaución ante posibles nuevos ataques, se espera que vuelva a reabrir este jueves. Mientras el aeropuerto secundario de la ciudad mantiene todos sus vuelos activos. El metro y el resto de transporte público poco a poco recuperar sus servicios habituales.