Vox va perfilando su candidatura de cara a las próximas elecciones europeas del 26 de mayo. Jorge Buxadé, miembro de la dirección nacional de la formación será número 1 en las listas. Por otra parte, como adelantó El Correo de Madrid, va contar en su equipo con el prestigioso periodista Hermann Tertsch, que ocuparía un puesto destacado. Buxáde hace una primera valoración de su elección y de la actitud que va a tener Vox en Europa.

¿Qué supone para usted encabezar la lista de Vox para las elecciones europeas?

Encabezar la lista es un auténtico honor y una gran responsabilidad, por lo que supone representar lo que hemos venido a denominar “la España Viva” en las instituciones comunitarias. Un orgullo que el Comité Ejecutivo Nacional y en concreto Santiago Abascal haya confiado en mí para coordinar y encabezar un extraordinario equipo, en el que, como se acaba de saber, estará Hermann Tertsch, pero igualmente habrá gente de extraordinaria valía y capacidad para representar los intereses de los españoles en el Parlamento Europeo.

¿Qué expectativas de votos tienen?

En cuanto a las encuestas no vamos a hacer ninguna valoración porque todas las encuestas se hacen al dictado o bien del Gobierno o de los intereses de determinados partidos o grupos. Para nosotros la única encuesta es la “España Viva”, que está en la calle acudiendo a todos nuestros actos.

¿Cómo está el termómetro de la ilusión?

Estamos con muchísima ilusión. Para Vox estas elecciones son esenciales. Para nosotros es imprescindible que en el Parlamento Europeo haya eurodiputados que vayan a exigir el respeto a España, que vayan a exigir las medidas más adecuadas y mejores para los españoles, más allá de la pertenencia a grupos políticos ideológicos.

¿Ustedes no van a doblegarse ante nadie?

Nosotros no vamos a servir ni a los lobbies de Bruselas, ni de Berlín, ni de París, ni de ninguna otra capital europea. Nosotros vamos a servir y a representar los intereses de los españoles, especialmente de los más desfavorecidos y especialmente de eso que hemos venido a denominar “la España silenciada”, la España de los autónomos, la España del mundo rural, la España de las tradiciones.

Algo que no ha sido defendido hasta ahora, más bien ninguneado.

Todo eso no ha sido defendido, promovido y respetado, desde que España entró en la Unión Europea, por los eurodiputados de otros partidos. Para eso estará Vox en las instituciones para la defensa de nuestras tradiciones y de nuestros intereses económicos, sociales y culturales y para hacer valer la voz de una España exigente. Vox no va a tener eurodiputados complacientes sino exigentes. Para eso es el mandato que nos van a dar los españoles y obviamente es cuestión de honor para nosotros hacer uso de ese mandato y actuar con rectitud y con honor en las instituciones comunitarias.