La mayoría parlamentaria de izquierdas y separatista ha aprobado solemnemente iniciar la aprobación de la ley de la eutanasia el día de la Virgen de Lourdes, advocación mariana entrañablemente unida, como es sabido de todos, a la recuperación milagrosa de enfermos incurables. Mira que tiene días el año y escogen precisamente el día de la Virgen de Lourdes. “Casualidad”, claro, dirán algunos. Ha sido una “casualidad” como la “casualidad” de que en la exhumación forzosa de los restos del general Franco, los miembros y “miembras” del Gobierno representaran un calculado y elaborado ritual masónico, según ha explicado con detalle un experto tan autorizado como el profesor D Alberto Bárcena.

Sabido es que al PSOE ya no le queda más principio ideológico que el odio desaforado a la Religión y al concepto de España como nación y patria, en aras de un desnortado federalismo que les convierte en aliados naturales de ERC, PNV y Bildu. Y de los comunistas chavistas de Podemos, con vistas al que será el objetivo final de toda la izquierda en España (decir “izquierda española” parece una contradicción en los términos), la República Federal.

El que la primera ley de la nueva legislatura sea la ley de la eutanasia es altamente simbólico de la nueva batería de leyes ideológicas ,(más aborto, ideología de género hasta en la sopa, etc), que prepara el gobierno masónico del nuevo Frente Popular, en el poder. Ya anuncian también la expulsión forzosa de los monjes benedictinos del Valle de los Caídos para “resignificar” el Valle con el objetivo final parece ser de que éste quede como como monumento a…sí, a quién están pensando.

Para ello no se trataría tanto de derribar la Cruz como de arrancarle el brazo horizontal, ¿quizá con la excusa de alguna labor de restauración? Así quedaría como monolito simbólico y por supuesto sería desmantelada la estatua de la Piedad, con la Virgen y Jesucristo en sus brazos. Mientras tanto el Gobierno prepara sus nuevas medidas simbólicas en su venganza 50 años más tarde, contra Franco y su régimen, tan odiado, no por “fascista”, como nos dicen, sino por católico. Así con su furor antifranquista el PSOE de Sánchez consigue hacer olvidar o eso cree al resto de la izquierda y al separatismo que el PSOE se opuso al intento del juez Garzón hace unos años de encarcelar a “franquistas” o al intento de la izquierda radical por “extraditar” a “criminales franquistas” a Argentina con la ayuda de una juez izquierdista argentina.

Mientras, se prepara el nuevo aquelarre feminista radical del mes de marzo del cual es de temer que se convierta en una nueva avalancha de insultos y amenazas a los votantes de VOX, PP y Cs (a quien de nada le servirá apoyar las medidas antirreligiosas del Gobierno para evitar ser considerado “franquista o “fascista”). Y sobre todo de insultos blasfemos a Jesucristo y María. Claro que los mayores insultos, en este caso, a la Virgen María, (tan amada en España durante tantos siglos) son, como vemos, los que lleva a cabo el propio Gobierno.

Luego, eso sí, en Semana Santa no faltarán alcaldes socialistas que para no perder el voto de algunas viejecitas en Castilla, Andalucía o Aragón, se presentarán, bien elegantes ellos, en procesiones y actos de culto. Pero al día siguiente seguirán trabajando para erradicar la Religión de España. Y, lo más triste, lo harán ante el silencio de esos obispos que son quienes más deberían defender la Fe de los ataques de sus enemigos.

Disfruten de sus Falcons, de sus picnics en grandes fincas del Estado (¿que dirían si esa foto fuera de gente de VOX?), de las moquetas y el confort de la Moncloa, de sus piscinas, de ir por España y Europa entre las reverencias hipócritas e interesadas de políticos y empresarios, disfruten al saber que tienen grandes sueldos y pensiones, disfruten del poder, en una palabra, señoras y señores del Gobierno. Disfruten de esos tres años que, según el profeta Daniel, durará el poder de la iniquidad. También el primer Frente Popular, el de los años 30, disfrutó del poder en su momento, hasta que ese poder se les vino abajo. Ahora pueden homenajear a ese primer Frente Popular si quieren pero es dudoso que, desde donde estén, los homenajeados, se lo agradezcan. Es más probable incluso que les maldigan.

No en vano, la Doctrina de la Iglesia siempre ha enseñado, que cuando los condenados en el infierno reciben homenajes en la Tierra, su tormento aumenta exponencialmente.