Me sorprende que esta sociedad se crea todo lo que le cuentan.

¿Qué le pasa a la gente? ¿Ahora vamos a rendir pleitesía a una niñata medio loca que se pasea por el mundo culpándonos a todos vaya usted a saber de qué? La Greta da mucho miedito. Solo hay que mirarle a la cara para descubrir que es siniestra. Con esa cara de mala leche permanente que tiene y venga a soltar tonterías, o mejor dicho, gritar. Sigo sin entender por qué los políticos le prestan más atención a las rabietas que se coge ella que a las peticiones y necesidades de sus votantes. De escuchar a estos últimos, quizá la mitad de los problemas del país se habrían resuelto ya, pero no, se ve que es más productivo prestarle atención a la novedad del momento: una niña delirante y desquiciada incapaz de sonreír y peligrosa.

¡Menuda familia se han propuesto hacer famosa ahora! Un padre que ejerce el derecho a ocuparse de sus hijas mientras la mujer trabaja ¡Qué barbaridad! ¡Feministas por favor, protesten! ¡Ah no! Que en ese caso interesa y no es ninguna barbaridad… me suena a algo que muchos hombres reclaman hoy y que las feministas se lo toman como un insulto. Analicemos, unas veces cuadra la teoría, otras no… ¿qué está pasando?

Y por si no tuvieran bastante con una hija rara, dos. A la hermana de Greta, que por cierto se llama Beata –no se rían por lo bajini de la casualidad-, le ha dado por ser feminista. Sí. Con trece años y ya anda por el mundo cantando, no sé si a favor de las mujeres o en contra de los hombres. Ahí tienen un cacao que a ver cómo lo resuelven.

Hay un punto en el que ambas hermanas sospecho que se han puesto de acuerdo mientras una defiende al feminismo y la otra al clima y es en cuanto a que Greta,  según dicen las malas o buenas lenguas, sostiene que la sociedad patriarcal contamina; es decir, el machismo contamina. No me río porque sería una falta de respeto hacia la sociedad. ¿Les ha quedado claro a los hombres del planeta? La culpa de la contaminación ambiental es de ellos. No de las mujeres, ni de Sánchez, que nunca viaja en Falcon o de Greta, que ha surcado los mares remando hasta llegar a las costas de Portugal primero y en burro a Madrid después, según le ofrecieron los talaveranos y que seguro que ha aceptado. ¡Ah que no! Qué va. Cuánta mala lengua por ahí. Seguro que la inocente chiquilla se ha trasladado en burro hasta Madrid y si no lo ha hecho, no la culpen. Los de Talavera de la Reina, deberían haberle ofrecido un caballo en lugar de a Platerito, el burro, que ella tiene mucha clase y ese animal no está a su altura. Así lo demuestra continuamente con su gran educación, templanza y buenas maneras. ¡Ay talaveranos! Si es que no estamos a lo que hay que estar…

¿Qué pintan los políticos prestando atención a una mocosa, por cierto capitalista, que debería estar en clase ilustrándose sobre esto y lo otro en lugar de hacer el payaso por el mundo echándonos la culpa a todos los demás de la contaminación del planeta al que por cierto contribuye ella misma? Para lanzar un mensaje como ese, haberlo hecho desde tu casa sin contaminar, guapita. ¡Cuánto le gusta un reportaje a la niña esa! Por cierto, tengo entendido que tanto ella como su hermana tienen ciertos trastornos psicológicos de cierta gravedad… y si no es así, que denuncien a los periodistas que lo aseguran o quizá a los neurólogos.

Pero trastornos o no, la niña Greta podía aprender algo de Boyan Slat; es más, podía sumarse a su causa y ayudarle en lugar de dedicarse a hacer el ridículo por ahí ¡Ya lo pillo! Todos conocen a la niña cabreada, pero pocos saben quién es Boyan Slat. Pues resulta que es un chaval que ahora tiene unos 25 años. Con dieciséis, es decir, los mismos que nuestra sujeta en cuestión, ideó un sistema de limpieza de los mares que resulta que ¡FUNCIONA! ¡Oh! ¿Qué me dicen? ¿Un sistema que funciona para limpiar los mares y nadie le hace caso? ¡Pues claro que nadie le hace caso! ¿Creen que eso es noticia? Lo que me lleva de nuevo a sumirme en una de mis profundas introspecciones para preguntarme si habrá negocio por alguna parte también en esto del clima… Ummm.

Y ahí tienen a la familia perfecta. ¿Quién quiere una igual? ¡Pies para qué os quiero! 

Algún desaprensivo se dedica en nuestra sociedad a crear monstruos y todos sabemos qué hacen los supuestos anticapitalistas cuando se le da bombo a un activista con dinero… pues ahí tenemos ya a dos, y ambas menores de edad. ¿Alguna valoración de psicólogos y/o politólogos al respecto? ¿Algún valiente/a?

Por otro lado, me sorprende que alguien que defiende al feminismo como Sánchez, tenga a una mujer que en teoría se ha retocado la cara para estar más mona y parecer más dulce. ¡Ay Bego, Bego! ¿No defienden las feministas que la mujer ha de ser natural? No hay mujeres feas, querida ¿verdad? Defendamos lo natural. Abajo el bótox para las ecologistas y las feministas. El resto puede hacer lo que le venga en gana. O a ver si algunas mujeres van a tener que ir con las axilas y las piernas llenas de pelos mientras otras piden cita con el estilista. Aquí hay un discurso que no encaja… Sí, ya sé, se llama libertad para hacer lo que queramos, pero algo me dice que hay distintos niveles de libertad y si no, que se lo pregunten a la histriónica de la Greta que se le permite que nos grite a todos mientras pide que se ayude a su hermana Beata en la causa feminista que empieza a librar. 

 ¡La que nos espera!