Días atrás el sociólogo David Díez Llamas explicaba la situación política actual con bastante lucidez y señalaba que “La fragmentación política actual lleva a la necesidad, cada vez más apremiante, de llegar a acuerdos. El camino hacia ello implica la necesidad de que las campañas no se basen en descalificar, al contrario, sino que se centren en hacer propuestas.”

En el mismo sentido, afirmaba que “La división social y política lleva a impulsar la necesidad de llegar a acuerdos con aquellos que piensan distinto. El primer paso para ello es el respeto al diferente como condición previa para iniciar unas vías de diálogo.”

Estos postulados tienen una aplicación inmediata en los ámbitos municipal y autonómico. El Partido Regionalista del País Leonés, PREPAL, asume que sus planteamientos en defensa de la Región Leonesa tienen una aplicación directa en la comunidad autónoma híbrida de Castilla y León. Su defensa de una identidad regional leonesa es compatible con la complementaria defensa de una identidad castellanovieja, incluso con el reconocimiento de una inducida e híbrida (fake) castellanoleonesa desde finales de los setenta, inexistente hasta entonces y promovida desde las instituciones autonómicas (incluso desde fundaciones ‘ad hoc’, como la Fundación Villalar, a cuyo frente se encuentra el presidente de las cortes castellanoleonesas). La defensa de la identidad regional leonesa y de los derechos humanos del Pueblo Leonés, así como de sus señas de identidad, están amparados por el Derecho Internacional, que así lo ha venido declarando desde hace años (por ejemplo, la violación del derecho al amparo y protección de la Lengua Leonesa, como lengua minoritaria en peligro).

El empleo de millones de euros en promover una identidad quimérica debe tener su contrapartida en aportar una suma similar para proteger, mantener y desarrollar las otras dos identidades ‘huérfanas de fondos’, en nuestro caso, la leonesa, en las tres provincias de la región (León, Zamora y Salamanca), que nos permitirá afirmar sin titubeos, al igual que lo hiciera en 1914 el senador salmantino Luis Maldonado de Guevara y Ocampo: “¡Somos leoneses!”. El PREPAL reclama, en primer lugar, el derecho de los leoneses, del Pueblo Leonés, a la diferencia.

La segunda propuesta de este grupo regionalista es promover la igualdad y la solidaridad, con la vista puesta en impulsar el desarrollo de la Región Leonesa. Proponer igualdad en las vías de transporte por ferrocarril y carretera supone defender que el eje Salamanca-Zamora-León cuente con similares prestaciones que el eje Valladolid-Palencia-Burgos, y que se potencien las comunicaciones con el Noroeste (Galicia y Asturias) y Extremadura.

Una propuesta esencial y de especial trascendencia para facilitar la repoblación del ‘Oeste vaciado’ consiste en establecer una fiscalidad preferencial para todas las comarcas occidentales del País Leonés (que son también las de la comunidad autónoma), así como de las englobadas en la ‘Serranía celtibérica’, con subvenciones para promover el turismo rural, histórico y cultural, así como el asentamiento de empresas y servicios.

El patrimonio histórico, artístico, tradicional, ecológico, lingüístico… del Reino de León es una riqueza a conservar y divulgar, es un reclamo para el turismo cultural. Incluye desde todo lo relacionado con la prehistoria y los pueblos prerromanos hasta acontecimientos tan relevantes como la Guerra de la Independencia, sin olvidar la Edad Media (origen y desarrollo del Reino de León), y la fidelidad de los leoneses al poder legítimo y contrario a su usurpación (tanto a la muerte de Alfonso IX, como con Pedro I o Enrique IV).

Para el PREPAL resulta imprescindible potenciar todos aquellos aspectos relacionados con la investigación y las universidades en todos los ámbitos: Salud, Veterinaria, Geobotánica, Informática y técnicas de la comunicación, robótica, etc., consciente del alto nivel de algunos de sus centros hospitalarios (como el Complejo de Salamanca); pero también aquellos dirigidos al desarrollo de programas de acción hacia colectivos vulnerables (ancianos, discapacitados, marginados…).

Hemos apuntado reivindicaciones y propuestas, desde la identidad y la igualdad hasta las económicas de fiscalidad preferencial, infraestructuras, turismo, investigación y desarrollo. Son sólo algunas propuestas que el PREPAL plantea para iniciar el diálogo con otras fuerzas políticas y para solicitar el voto a todos los electores de León, Zamora y Salamanca.

 

Miguel Ángel Diego Núñez

Autor del libro ‘Regionalismo y regionalistas del siglo XX (una antología)’ y candidato del PREPAL en las elecciones municipales de Salamanca.