Mohammed Jamel, Juan Antonio Balsalobre, Juan Fernández y Firas Hays (empresario iraquí y vicepresidente de la exposición permanente en Bagdad)
 
Mohammed Jamel, uno de los más importantes empresarios iraquís, será el arquitecto que ponga los cimientos a los pilares que el país, cuna de la humanidad necesita para resurgir como el Ave Fenix. Y es precisamente España, el principal mercado con el que Jamel y el Consorcio de las 22 empresas más importantes de la República Federal que representa, cuentan para empezar a diseñar uno de los proyectos más emblemáticos que se realizarán en la historia de la civilización.

 

Fue el 30 de enero de este año, cuando el presidente iraquí trasladó a Felipe VI esa invitación sobre la que España lleva meses trabajando y que tanto aportará a la reconstrucción del país, tras la derrota del Daesh en esa zona de Oriente Medio. ¿Y por qué España? Las históricas y magníficas relaciones entre los dos países y las malas experiencias iraquís que a nivel comercial han tenido en los últimos años, hacen de nuestro mercado el lugar idóneo donde buscar todo el abanico de suministros e infraestructuras que necesitan para alcanzar ese lugar que merecen por la riqueza que tiene y los méritos que sus habitantes han hecho en todos estos años en los que la historia no se lo ha puesto fácil. 

https://www.lainformacion.com/empresas/irak-empresas-bancos-constructoras-energeticas-casa-real/6513551/

Lainformación.com hablaba sobre la feria que tiene previsto inaugurarse en Bagdad. Una feria de comercio que servirá para que los empresarios españoles se den a conocer en uno de los mercados con más potencial que actualmente existe. El medio económico contaba, que como único interlocutor entre los dos países en este proceso se ha posicionado a petición de los intereses iraquís, el abogado malagueño, Juan Fernández Ramos, apoyado por el experto en conflicto internacional, Juan Antonio Balsalobre Alcalde, que es casualmente colaborador en El Correo de Madrid.

Preguntado sobre Mohammed Jamel, nuestro colaborador nos ha comunicado que este empresario nacido en Babilonia hace 39 años, efectivamente representa al Consorcio de las 22 empresas más importantes del país y es su propio banco, el AL JANOOB ISLAMIC BANK el que mantiene homologación europea aplicable a las acciones económicas tras la apertura y desbloqueo de Irak a nivel comercial. Y sabemos que esta la mejor herramienta de la que disponemos para reactivar la economía y mejorar notablemente las condiciones de la población iraquí. Asimismo, Balsalobre ha declarado a este medio que está orgulloso de colaborar en este proyecto en el que representará a dos de las naciones más importantes que ha conocido. España por haber nacido en ella y ser el mejor país para vivir desde cualquier punto de vista, uno de los países más seguros del planeta y un ejemplo histórico, e Irak por ser el kilómetro cero de la historia de la humanidad, además de por qué no decirlo ser uno de los países con mayores reservas de petróleo del planeta, a la vez que un ejemplo de lucha y humildad.  

En estos últimos diez años he sido llamado por diferentes entornos para apoyar proyectos comerciales muy lucrativos, donde con un poquito de esfuerzo, cualquiera se podría hacer rico en poco tiempo. Pero después de escuchar todas esas ofertas y hacer las valoraciones oportunas, ha tenido que ser un proyecto como este el que me vuelva a poner en circulación. El patriotismo iraquí y las ganas de reconstruir un país que no ha levantado cabeza desde la invasión de Irán en 1979, hasta el verano de 2017 con la erradicación del fundamentalismo, me hace pensar que uno tiene que estar donde le necesitan para aportar desde la más absoluta humildad, el granito de arena necesario para hacer un mundo mejor. La implicación y garantías que aportan la Casa Real, Asuntos Exteriores, Embajada y Defensa a través de sus militares destacados allí, no cabe duda que son variables que apoyan este tipo de decisiones. La primera cosa que me vino a la cabeza en aquella primera reunión en la que me propusieron trabajar por esta causa, fue pensar en lo bonito que sería que en un futuro no muy lejano pudiéramos hermanar Torrejón de Ardoz, el lugar donde nací con cualquier ciudad bañada por el antiguo Idigina, hoy Tigris, y así poder formar parte de una historia que empezó por  esas latitudes hace nueve o diez mil años. Casi pasaríamos a formar parte de la Biblia. ¡Un sueño!

Y sobre todo, continua Juan Antonio, es un privilegio trabajar con Juan, que aunque es quizás el mejor abogado que conozco en cuanto a mercados internacionales se refiere, empresa en general y un gran especialista en Oriente Medio, me ha demostrado que no tiene el alma de abogado clásico, ya que le he visto dejarse la vida en esos pequeños y poco interesantes casos para él y grandes para la gente que necesita al mejor, que le procure una segunda oportunidad y que muchas veces no pueden pagar. 

Juan Fernández se siente orgulloso de haber sido elegido por el grupo de empresas que representa Jamal, para ser el nexo de unión entre esos dos ejércitos, en este caso de empresas españolas e iraquís que con un gobierno democrático harán a Irak solo dueño de su destino. Irak estará por encima de las políticas desestabilizadoras exteriores y tentaciones secesionistas. He aprendido de Juan Antonio que hay experiencias que pensadas antes de ser vividas parecen difíciles, pero que cuando te echas a la espalda la ilusión de un país, maltratado por su último pasado y que a la vez alberga tanta y tanta historia, te sientes importante y nada puede fallar. Juanan dice que trabajar para cuarenta millones de personas, todas juntas, es muy entretenido y eso es lo que ya hemos empezado a hacer. Queremos ayudar a la población iraquí a olvidar su siniestro pasado.