Conozco a muchas personas que jamás pondrían la Sexta, Tele 5 o la Cuatro etc....y hacen bien. No se salva ninguna. La televisión en abierto en España es francamente repugnante, ideologizada hasta el extremo y totalmente amoral. A mucha gente les da arcadas el deplorable nivel de la telebasura que denigra de forma zafia y rastrera nuestros símbolos más sagrados.

La televisión tiene gran poder. Sólo existe en cierta manera lo que sale en la caja tonta. De hecho hasta el propio partido Vox antes de aparecer en la pantalla era irrelevante. La televisión tiene poder para mentir, para manipular y para lavar el cerebro a una sociedad española totalmente anestesiada y que ha perdido el espíritu crítico y sentido común más elemental.

Se puede ver la televisión de vez en cuando solamente para saber lo que piensa el enemigo, estudiarlo bien. Sí, digo el enemigo y conscientemente, un término que el lenguaje buenista y de consenso quiere desterrar. La prensa canallesca y su ingeniería social anticatólica tiene gran parte de la culpa de la degeneración moral de España y de acabar con las buenas costumbres de nuestra patria. A esto hay que unir unos sistemas educativos nefastos y corruptores que con Sánchez están llegando a sus cotas más degeneradas.

Reconozco que me he enganchado al programa de Risto Mejide después de comer. No soy masoquista, pues es el termómetro más preciso para ver como reacciona la progresía a la actualidad política española y como manipulan la información.

Me parece francamente repugnante su ataque despiadado a Vox, empleando los medios más soeces y toda su mala baba. El programa Todo es mentira es de lo más infecto que se puede ver actualmente, con unos humoristas que no hacen gracia y sin embargo son muy corrosivos.

Risto es un tío listo que ha sabido sumarse siempre al carro televisivo del sistema. Conoce el medio y lo que vende, aunque sea basura. Su obsesión con Vox es enfermiza y al igual que hacen con el franquismo tratan de caricaturizarlo hasta el extremo y consiguen engañar a millones de bobos, pues la gente hace años que se ha comido con patatas los postulados progres. Vox molesta y Vox vende, contra Vox la audiencia sube. El problema es que la gente no es tonta y Vox sigue subiendo. ¿Llegará un día en el que Vox llegue al poder y cierre estas televisiones inicuas?