Noelia de Trastámara, joven administrativa y empresaria, compagina su negocio con el trabajo periodístico. Es una de las comunicadoras más valientes y activas de la disidencia, colaborando con entusiasmo y mucho criterio en los principales medios y en primera línea de fuego.

 

Noelia, por su intensa admiración a Isabel la Católica, tomó ese bendito sobrenombre periodístico “de Trastámara” para emular en nobleza, valor y buen hacer a la gran reina católica. En esta breve entrevista hace un pequeño balance de su trayectoria, explicando los ideales por los que lucha.

 

¿Cómo te involucraste en los medios de comunicación?

 

Ante la deriva de España y el profundo amor que le profeso y que no concibo de otro modo, tomé la decisión de involucrarme activamente en su defensa. Mis primeros pasos fueron en las redes sociales. Esa defensa férrea de la Hispanidad y de los valores Cristianos que nos han conformado durante siglos, fue decisivo para que medios Hispanoamericanos pusieran sus ojos en mi trabajo. A partir de “hacer las Américas”, se me abrió la oportunidad a colaborar en medios nacionales.

 

¿Podrías resumir un poco tu trayectoria en los medios?


Mis comienzos se sitúan en México, en el B.I.E (Boletín de Inteligencia Estratégica) así como el programa televisivo El Ágora.

 

Seguidamente comenzaron mis participaciones en TLV1 Argentina, como corresponsal en España. De ahí, seguidamente comencé a trabajar para medios españoles como La Tribuna de España o Mediterráneo Digital.

maxresdefault_1
¿En qué medios estás en la actualidad?

 

Ahora mismo mis colaboraciones son varias y en varios medios. En presa digital escrita colaboro en El Correo de Madrid, Alerta Nacional, Diario Alcázar, Alerta Digital y Adelante la Fe. Como medio audio/visual estoy colaborando en Aquí La Voz de Europa.

 

¿Cuáles han sido los trabajos de los que te sientes más orgullosa?

 

De todos y cada uno de ellos sin lugar a dudas, pero si tengo que elegir, me siento muy orgullosa y lo digo en presente, de colaborar en Aquí la Voz de Europa. No solo porque la radio ha sido todo un descubrimiento para mí, sino también por la calidad del contenido sumada a la calidad profesional y humana de mis compañeros.

 

Es un trabajo arduo e incesante de recopilación de información pero muy satisfactorio porque cada vez la audiencia es mayor y nuestro fin es el despertar conciencias para una España mejor.

¿Qué proyectos de futuro tiene?

 

No me gusta hablar de futuro en este sentido, que sea lo que Dios quiera, pero sí es cierto, que cada vez se me requiere en más medios y esto me hace inmensamente feliz. Nada más satisfactorio que el trabajo sirva y sea valorado, con toda humildad lo digo.

 

¿Cómo es una jornada de trabajo normal?

 

Los medios que utilizo para la llegada de información no cesan. Debo recopilar y contrastar toda esta información. Información que llega a cualquier hora del día y de la noche. Tras eso, debo hacerlo por orden de importancia y redactarlo según el medio concreto al que va a ir dirigido. Por supuesto siempre con mi opinión o mi propia valoración. Jamás he tenido problema para hacerlo con total libertad.

 

Háblenos de la importancia de seguir en la trinchera luchando contra el sistema. 


Se trata, ni más ni menos, de la defensa de las cosas más sagradas. Todo aquello que nos hace ser verdaderamente libres.


Hay que defender
todo aquello que nos hacer ser la gran nación que fuimos y que aún somos.
Se trata de salvaguardar la solidez de valores que nos han sostenido como una madre que nos vigila atenta. Debemos dejar a un lado la locura y la inhumanidad que nos está envolviendo de una manera salvaje.

WhatsApp_Image_201-02-06_at_11015
¿Cómo definirías tu labor periodística?


Esta pregunta, me gustaría que fueran otros quiénes la contestaran, pero te diré tan solo una cosa: necesaria.