La Moncloa tiene su vista puesta en la abstención de Rivera. Cs es el objetivo puesto que permitiría a Sánchez esquivar el apoyo de la ultraizquierda populista de Podemos (mal vista en Bruselas) y el de los independentistas de ERC y Bildu. PSOE y Cs suman en el Congreso 180 escaños, una holgada mayoría absoluta a la que el PSOE no llega con el respaldo de Podemos (165 escaños).

El partido naranja ha visto cómo los últimos días el debate en torno a la investidura y el papel que debe jugar ante ella ha hecho mella en sus filas. 

Los socialistas amenazan a sus adversarios con que Sánchez irá a una sola investidura y que la alternativa a su rechazo serán unas nuevas elecciones, sin segundas oportunidades.