El “Presidente Sánchez” (que caribeño suena eso) ha dado a conocer, por fin, la lista de su nuevo Gobierno junto a Podemos. Hasta ahora, claro está, el pueblo español no era digno de conocer ni los individuos que van a gobernarlo ni, sobre todo, cual va ser el programa de lo que van a hacer. Y es lógico que hayan tardado tanto porque probablemente ni el propio Sánchez lo sabía. Al final el “insensato sin escrúpulos” (en memorable descripción para la historia que hizo de él un diario “independiente de la mañana”no precisamente de derechas) que tenemos en la Moncloa se dio cuenta ( o más probablemente le “dieron cuenta” desde su partido) de que iba camino de destruir su propio partido en beneficio de Podemos, a quien Sánchez había resucitado de una muerte lenta pero segura con su pacto de gobierno

Por fin le indicaron que estaba a punto de cometer una de las mayores estupideces políticas vistas hasta ahora en el siglo XXI como era entregar el control político de España y de su economía a la cuarta fuerza política del cuarto país de la UE, un partido chavista y castrista cuando no estalinista. Finalmente este profesional del engaño y la traición llamado Pedro Sánchez Castejón llevó a cabo su última (hasta ahora) maniobra orquestral en la oscuridad y consumó en el último momento su nuevo engaño y puñalada trapera, esta vez a su aliado Pablo Iglesias Turrión y sus huestes.

La vicepresidencia del hombre de la coleta y el casoplón de repente ha devenido aparentemente simbólica tras colocarle Sánchez un anillo de vicepresidentas para que detenten el poder efectivo y para que limiten la capacidad de gastar dinero de esos hombres y mujeres que están “unidas” en Podemos. Al mismo tiempo ha llenado el gobierno de ministros socialistas de perfil casi tecnócrata y merkeliano, se supone que para tranquilizar a los mercados y para evitar que se active desde fuera de España la letal opción “Prima de riesgo” que ya acabó en su día con José Luis Rodríguez Zapatero, otro presidente socialista que venía a modificar el rumbo de la historia de España y a durar muchos años supuestamente.

Toda una ironía para alguien con vocación de macho alfa como el líder podemita ver que mujeres le roban el poder auténtico, aunque él como en teoría es tan feminista debería en realidad estar satisfecho de ello. Así pues tenemos en el poder un variopinto gobierno Frankenstein o Sáncheztein. Una extraña coalición entre tecnócratas casi merkelianos y merkelianas junto a comunistas chavistas y bolivarianos y ello en un escenario de precrisis económica que apunta a un estallido desastroso del paro y la caída en una dura recesión para dentro de 1 o máximo 2 años. ¿que política económica se seguirá?.

Hace pocas fechas la patronal de empresarios de la Comunidad de Madrid hacía público un duro comunicado (que parece el autentico detonante, visto en perspectiva, de los cambios finales impuestos en el Gobierno por Sánchez) donde advertían (frente a la cobardía de la CEOE) de que en el programa del Gobierno de PSOE y Podemos la economía española quedaba bajo el control virtual de Podemos que había impuesto sus tesis al PSOE.

Con un gasto público colosal que ya ha encendido las luces de alarma en Europa y con la derogación de la reforma laboral de Rajoy que va a preludiar, según todos los indicios despidos masivos por parte patronal. Con subidas de impuestos fuertes, en teoría solo para los que más tienen pero que como advierten los expertos encubren fuertes subidas impositivas para todo el mundo muy especialmente para la tan maltratada en España clase media porque de otro es imposible que los números de este gobierno salgan, el panorama que viene es para echarse a temblar.

¿Que tiene de extraño todo esto cuando el nuevo ministro de Consumo, el estalinista Alberto Gruñón, perdón Garzón acaba de publicar un libro o mejor dicho panfleto donde propone literalmente hundir a la clase media con grandes impuestos?. Y es que según Garzón la clase media es una “clase privilegiada” que es culpable de votar a PP, VOX y Cs.

No de otra forma se impuso el “socialismo real” en los países del Este o en Cuba. Se aumentaba al máximo los impuestos a la clase media y se encarecía el crédito hasta el límite. Así conseguían en pocos años estrangular a la clase media y a los sectores productivos y poner toda la economía bajo el control del partido comunista de turno.

¡Y pensar que en la época de Franco se conseguía combinar eficazmente una presión impositiva mínima con una fuerte política estatal de apoyo a la economía, produciendo un crecimiento industrial sin precedentes y sin problemas de paro!. Sin embargo no es probable que esta coalición de sectarios y de expertos económicos de salón al mando del “insensato sin escrúpulos” entienda las evidentes lecciones de la historia contemporánea de España. Y todo ello dependiendo para todo en el Congreso de los votos de los golpistas separatistas catalanes y de los post etarras no arrepentidos.

¡Pobre España, en que triste situación está!. Recemos sin duda, al Señor y María por la salvación de nuestra Patria pero también estemos dispuestos a la lucha y al sacrifico. Así es como España se salvó en el pasado de situaciones que parecían aún peores que ésta y así es como se volverá a salvar España. España se salvará con oración y lucha. O no se salvará.

Javier Navascués Pérez