El cllima cambia y el mar avanza, y no somos conscientes de que esto ya está cambiando nuestras vidas, ¿estamos preparados para lo que esto implica?

La última semana del año 2018 casi se podía andar en manga corta en las horas centrales del día, algo que no recuerdo en 40 años.

Esto nos afecta, en muchos casos bastante más de lo que nos creemos. El crecimiento de la población mundial, que superará los 8.500 millones de habitantes en 2100, el calentamiento de las últimas grandes reservas de agua dulce a marchas forzadas, evidente para los que hemos viajado a algún país del extremo norte o sur del mundo y hablado con sus habitantes, hace que seamos dolorosamente conscientes de que las cosas están cambiando, y tal vez no nos estamos preparando para ello, y de que este cambio nos afecta ya.

 

La subida del nivel del mar

En el plano topográfico de la península podemos ver las alturas de las zonas costeras sobre el nivel del mar, algunas de las más pobladas de España, por encima de los 15 millones de habitantes. Ciudades como Santander, Málaga, Sevilla, Valencia Barcelona.

En estas ciudades españolas se observan coloreados los niveles por debajo de los 10 m. que serían los afectados por un a subida del nivel del mar de 4 m. prevista para finales del siglo XXI

En el libro Nueva York 2140 se plantea una ciudad dura pero idílica, una gran Venecia donde sus habitantes se han podido acostumbrar a que sus calles sean canales, las estaciones de Metro locales de moda, y a que los edificios se derrumben por el efecto de las mareas, y del agua salina, sobre los cimientos y las estructuras de acero y hormigón.

Pero esto no es todo.

Los efectos combinados de las mareas, de las avenidas de aguas producidas por las lluvias, e incluso fenómenos atmosféricos como ocurrió con el Huracán Sandy en el Área de Nueva York en el 2012, pueden tener consecuencias catastróficas.

 

Y esto lo pagamos todos, a través de las obras públicas o de entidades como el Consorcio de Compensación de Seguros, que actuó en catástrofes como el Terremoto de Lorca.

 Alturas sobre el nivel del mar de algunas de las principales Ciudades Españolas

 

Entre la Antártida y Groenlandia suman el 99 por ciento del agua glaciar el planeta y el 68 por ciento del agua dulce. Pero como se puede observar en este gráfico simplificado, la cantidad de hielo sobre la Antártida es 17 veces mayor que la que hay sobre Groenlandia. De hecho, si todo el hielo que hay sobre la Antártida se derritiera, se calcula el nivel del mar subiría unos 80 metros. Y según este reportaje de National Geographic, Groenlandia se derrite a toda velocidad.

 

Gases de efecto invernadero

La ecuación del estudio es simple: existe una relación lineal entre el aumento de la población y el de las emisiones de gases de efecto invernadero. Aunque mañana mismo dejáramos de quemar combustibles fósiles, los gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera seguirían calentando nuestro planeta durante siglos

 

Aumento de población

En este gráfico podemos comprobar que, aunque Europa pierda importancia por su población a lo largo del Siglo XXI, los mayores aumentos se darán en áreas de Asia y África, peor preparadas para estos cambios climáticos, provocando grandes migraciones desde lugares donde subsistir se va a poner todavía mucho más complicado.

 

Avance de la desertificación

El cambio climático no sólo afecta a la subida del nivel del mar, el clima extremo cercano al desértico amenaza a grandes áreas de la península, en Murcia lo saben bien, han tenido que adaptar sus cultivos a la práctica ausencia de lluvias durante casi todo el año. En los siguientes gráficos podemos ver el avance del clima desértico en la geografía española:

Adaptarse o morir

Como ya nos enseñó Darwin, sólo nos queda adaptarnos o morir. La subida del mar es previsible, y sus efectos sobre un país como el nuestro con casi 6.000 km de costas son objeto de estudio desde hace años. Países como Bélgica, Holanda, Francia, Gran Bretaña o Dinamarca, que quedaríanprácticamente anegados, o ciudades como Nueva York, Londres o Venecia, están dedicando medios, y realizando una planificación para adaptarse.

España tiene 5.978 km de costas, entre la península y las islas, no todo el litoral será defendible, siendo además uno de los países con mayor porcentaje de costa urbanizada, lo que nos coloca en una situación de especial riesgo. Unas zonas se abandonarán, y otras se protegerán a cambio de un coste muy importante que debe ser previsto ya.

No digo que tengan que comprarse el apartamento en la playa en Albacete, o que tengan que estar dispuestos a mojarse los pies si viven en una ciudad costera.

Las recientes catástrofes por avenidas de aguas en zonas inundables pueden multiplicarse con estos cambios sobre el clima y el nivel del mar, en este enlace disponen de un mapa interactivo de las repercusiones de la subida del nivel del mar, empieza con 7 m., pongan su cifra y vayan al apartamento que tienen en la playa

Las catástrofes son mucho más costosas en medios materiales y humanos, siempre es preferible prevenir, que curar