El Estudio Raquel Chamorro*, con ella misma al frente, tiene 17 años de trayectoria profesional. Licenciada en Historia del Arte, hoy está inmersa de lleno en el mundo de la construcción, arquitectura, diseño y paisajismo, desarrollando proyectos integrales; tanto de casas pequeñas como villas y palacios, hostelería, hotelería, bodegas, boutiques… Nacional e internacionalmente. Hace un tiempo llamaron al Estudio con el fin de realizar el proyecto, obra y decoración de una bodega aprovechando unas naves del siglo XVIII que alojaban ganado y agricultura para sacar rentabilidad económica y ponerlas al servicio del vino. Estudiando con el cliente la forma de sacar el mejor partido, puesto que tenía viñedos, magníficas vistas y vivían en la casa principal de la finca, se decidió rehabilitarla con el fin de organizar actividades de enoturismo, disfrutar de los paisajes y la naturaleza de la zona, y de su oferta gastronómica. En un proyecto como este, era fundamental respetar todos los elementos antiguos estructurales u ornamentales, que tuvieran suficiente importancia y mantuvieran ese toque añejo, de solera, ser muy sensibles y respetuosos. Se mantuvieron las fachadas, se realizó la puerta para hacer una réplica de lo que había hace dos siglos. Así se logró una simbología del siglo XXI, pero respetando la cubierta a dos aguas de madera (tratando previamente la carcoma), los arcos, la cerradura antigua, verjas de hierro… La gama cromática que se utilizó, aunó el color del vino (casi ciruela), negros y metalizados. 1556642_10201894184050905_1862136130_oDe ese modo El Molino se convirtió en el comedor vip, baños y una pequeña cocina industrial en la parte trasera. Se rasgó el muro de carga para hacer tres ventanas verticales y consiguiendo una decoración ecléctica al mezclar elementos actuales como el suelo cerámico de acabado metálico, muebles de DM (para que aguantasen los cambios de temperaturas) lacados y fresados diseñados a medida, imagen corporativa de la finca; con lámparas realizadas en lana rústica e ignífuga. Realizamos un rodapié y un copete de 30 cm que integrara la cubierta y aprovechara la gran altura. La iluminación abarcó tanto la cubierta, las mesas, y las fotografías en blanco y negro de las magníficas vistas exteriores de la finca. La nave de ganadería llamada “La Cruz”, la transformamos en zona para banquetes, comidas de grupos, cursos de enología y otros… Se mantuvo la misma cubierta que en El Molino, restaurándola previamente, y nivelamos el suelo dado que la acumulación de estiércol durante tantos añ os había producido diferencias de hasta un metro. Abrimos los arcos ciegos de la fachada para que pasara la luz introduciendo en ellos cristal. Como la pared de la estancia era tan grande, se realizaron unos graffitis que representaban una copa inclinada derramándose el vino. En cuanto a la iluminación se diseñaron unos apliques de media luna de gran formato en una seda antracita y luego se cortamos metacrilatos rectangulares en negro brillo sujetos con cadena. Las grandes ventanas semicirculares abiertas permitieron que el exterior más rústico y el interior más contemporáneo convivieran y dialogaran sin agredirse consiguiendo un ambiente sofisticado, sin perder la esencia de la región. 1538163_10201894181130832_923837891_o  La nave de agricultura  se llamó “Sala de Catas”. Con techo de uralita y ningún elemento antiguo aprovechable, condicionó la altura de los techos por lo que realizamos varios a diferentes alturas. Aun así pudo diseñarse un espacio-boutique para venta de vinos, cóctel, pequeños eventos y por supuesto catas. Se realizaron embocaduras dónde colocamos los vinos introduciendo en ellas cristales antracitas y ciruelas, además de una cómoda zona de sofás, otra de mesas altas y otras bajas (más y menos informales). 1596530_10201894180530817_631713348_oEl resultado final fue un ejemplo de que pueden convivir elementos del siglo XVIII como aperos, verjas y elementos arquitectónicos, que no sólo no estorbaban sino que le daban toda la riqueza cultural de la región, con los más avanzados en cuanto a diseño, materiales y estructuras. Finalmente, el conjunto fue un cóctel armonioso, equilibrado y un poco atemporal…. dirigida a todo tipo de público porque era acogedor y se aplicó el sentido común en la zonificación y la elección de materiales nobles. La fachada se respetó en la medida de lo posible como había sido antaño aunque abriendo varios vanos para que entrara la luz, lo que incrementó la sorpresa una vez que el público entraba y se encontraba con el contraste entre el interior y el ambiente rústico exterior. 1552801_10201894182010854_513683980_nGanó el premio plata y actualmente es un negocio con gran éxito.                 Vídeo corporativo de la empresa:   *Raquel Chamorro desarrolla sus actividades en proyectos en diferentes países.En su actividad Raquel Chamorro se ha especializado en el área de centros comerciales, contando con numerosas intervenciones en este campo y realizando proyectos de nueva concepción y remodelación. En los últimos años ha compaginado el área comercial con la realización de proyectos para grandes desarrollos turísticos inmobiliarios en el Área del Caribe y Norte de África, contando con una extensa experiencia en este campo. www.raquelchamorro.com