El pasado sábado 23 de enero la Plataforma por la Igualdad Real y Efectiva (P.I.R.E.) de la mano de su Presidente Eduardo Expósito, celebró en Madrid un evento de carácter cultural bajo el lema “Ni uno menos, Ni una más. Todos contra la violencia venga de donde venga” en el local Maneras de Vivir, que contó con el apoyo de In Tatoo Magazine, Lapizero Ediciones y Dignidad Social, entre otros.

 

Acudieron poetas de la talla del propio Eduardo Expósito, Devora Pol, Ingrid Da, Miguel Fernández y los músicos Xavier de Tusalle, Alfonso Sarrionandia , Manuel Fernández o Miguel de los Reyes (Mise).

Se inició el evento con la introducción en forma de poesía por parte de Eduardo Expósito y la lectura de un Manifiesto por parte de Blanca Escaño, de los que dejamos aquí constancia.

 

También colaboró Yobana Carril relatando sus experiencias como letrada así como numerosos afectados .

 

LA INJUSTA LEY

A ESA CARNE de mi carne,

a esos seres de mi propio ser..

A esos cuerpos inocentes,

a los que un padre no dejan tener.

 

Las acordaron por veredicto

Cuatro días al mes, poderle ver.

Un juez que la injusticia,

Mediante leyes da a ejercer.

 

Una custodia primitiva,

la cual ha de merecer,

que un padre y unas hijas

no puedan juntos crecer.

 

MANIFIESTO

Este evento ha sido organizado por la Plataforma por la Igualdad Real y Efectiva P.I.R.E. en la que tiene cabida cualquier persona física, asociación u organismo público o privado que esté a favor de trabajar en pos de la verdadera igualdad sin distinciones de ningún tipo siendo contrarios a cualquier clase de violencia, sin ningún adjetivo calificativo.

 

Todos los días nos levantamos con noticias violentas de diversa índole, ya sea en forma de guerras, atentados terroristas, atracos a mano armada, peleas entre bandas callejeras, agresiones sexuales, agresiones a niños por parte de sus familiares más cercanos, agresiones infantiles y juveniles en colegios e institutos, agresiones de alumnos a profesores, agresiones entre parejas sentimentales y así una lista interminable. Sin embargo, en los medios de comunicación únicamente se hace referencia a la violencia sufrida por las mujeres a manos de sus parejas, que si bien es cierto que es un hecho real y que todo el mundo sin excepciones reprobamos, no es menos real que se omiten otras violencias que sufrimos el resto de la población en cualquier otro ámbito y del que nadie se hace eco.

 

La actual ley contra la violencia de género en sí misma es discriminatoria porque revierte la carga de la prueba haciendo que la persona acusada, en este caso el hombre, tenga que demostrar su inocencia en vez de ser la persona denunciante, en este caso la mujer, quien demuestre la veracidad de la acusación.

EVENTO_P.I.R.E.

 

Se trata de una ley que discrimina a los hombres por el mero hecho de serlo despojándoles de su hogar, pagando pensiones para los hijos y, en innumerables casos, pensiones compensatorias para la madre de sus hijos. Se les aleja de sus hijos puesto que por una simple denuncia se les quita automáticamente su derecho a obtener la custodia de los hijos habidos en el matrimonio ya sea monoparental o compartida. Existen muchos hombres que no tienen un lugar para vivir tras su divorcio porque se han quedado en la ruina, han perdido su trabajo e incluso han tenido que marcharse del lugar en el que residían por la presión social ante el conocimiento de la denuncia. Se vulneran los principios más básicos de la igualdad. No se puede discriminar a un sector de la sociedad para favorecer a otro, máxime cuando la discriminación positiva cuando se prolonga en el tiempo se convierte en un fraude de ley. Y llevamos 11 años de discriminación positiva hacia el sexo femenino lo que nos hace quedar a las mujeres como seres débiles, incapaces de desarrollarnos y de salir adelante por nosotras mismas. Un insulto hacia el gran trabajo realizado por el feminismo en su lucha por la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, en definitiva, entre personas.

 

No debemos confundir por tanto feminismo con hembrismo. Mientras que el feminismo es constructivo, el hembrismo es destructivo siendo un fiel reflejo de las denuncias de lo que las hembristas llaman machismo o patriarcado llevadas al lado femenino. Por tanto, jamás se podrá construir la igualdad real y efectiva si nos empeñamos en hacer las mismas cosas que denunciamos llevándolas a nuestro terreno.

 

EVENTO_PIRE1

 

Construir en igualdad significa educación y respeto entre personas, dejando de lado lo malo del patriarcado si no es para buscar lo positivo y aprender de lo negativo, evitando venganzas que no llevan a ningún lado excepto al odio entre personas de diferente sexo.

 

Soy mujer, madre y divorciada y no tengo ninguna necesidad de la protección de Papá Estado que lo único que hace es controlarnos y utilizarnos a las mujeres como moneda de cambio. Queremos que se nos valore por nuestras cualidades personales, intelectuales y profesionales, no por el hecho de pertenecer al sexo femenino. Es obligación del Estado la neutralidad y protección de toda la ciudadanía por igual, por este motivo pedimos la derogación de la ley integral contra la violencia de género, porque la violencia carece de sexo y nos perjudica a todos por igual.

 

En el ámbito familiar existe una ley contra la violencia doméstica que en teoría protege a cualquier miembro de la familia que sufra violencia, con la gran diferencia de que la mujer está doblemente protegida, pero el resto de los miembros de la unidad familiar no tiene los mismos recursos que la ley integral concede a la mujer agredida en cuanto a protocolo de seguridad, sanidad, educación, empleo y vivienda se refiere dejando al resto de la población discriminada y desprotegida en estos aspectos, creando una gran desigualdad no sólo entre hombres y mujeres, sino entre el propio sexo femenino en situaciones iguales o peores que no hayan generado episodios de violencia.

EVENTO_PIRE3

 

Este evento ha sido creado por y para ni una más ni uno menos, que entraña la base de la verdadera igualdad entre personas. Una frase que lleva muchas cosas implícitas: ni un hombre más víctima de violencias injustas ni una mujer más víctima de esas mismas injusticias. Personas somos todos y todas y nadie merecemos tener un trato vejatorio o desigual.

 

La cultura y la música van unidas y son un fiel reflejo de experiencias y vivencias agradables unas, desagradables otras, propias y ajenas que en ningún caso deben de ser ignoradas.

EVENTO_PIRE4