Miguel Bernad es Licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid, Secretario General del Frente Nacional, ex Secretario General de FNT, actual Secretario General de Manos Limpias. Ha sido funcionario del Cuerpo Jurídico del Ayuntamiento de Madrid, habiendo sido Director de Personal. Autor de innumerables artículos y publicaciones y en posesión de más de seis premios nacionales en diversos ámbitos. Represaliado político del Régimen del 78.

En esta entrevista nos habla de Manos Limpias  y de la persecución que han sufrido para que no pudieran ser el referente en España de la lucha contra la corrupción. Y comenta las duras represalias padecidas por denunciar la corrupción de los poderosos.

¿Por qué se fundó Manos Limpias y con qué fines?

Se fundó ante la masiva corrupción dentro de las instituciones y ante la pasividad del Ministerio Público. Se importó el mensaje del movimiento italiano “mani pulite”, de los fiscales italianos; Di Prieto: “Allí donde existe un delito tiene que haber alguien capaz de denunciarlo”.

¿Ha merecido la pena el esfuerzo?

Por supuesto que ha merecido la pena, aunque el coste supuso mi encarcelamiento. Todo esfuerzo físico y personal e incluso económico cuando se denuncia un delito, que perjudica al interés público, merece la pena.

¿Sabía en qué guarida se metía?

Por supuesto, aunque nunca me imaginé que en un estado de derecho, existieran las “cloacas del Estado”. Las cloacas del Estado, tienen nombre y apellidos. Están instaladas en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en la Judicatura, Fiscalía y en algunos medios de comunicación.

1667077

¿Hacen autocrítica pensando que no han hecho todas las cosas como hubiesen deseado?

Siempre hay que hacer autocrítica, pues nadie es perfecto. Dentro de la autocrítica hemos pecado de ingenuos. Pensaba que la gente no tenía tanta maldad. He estado rodeado de espías. Tenía que haber tenido más cuidado con los topos.

¿Se arrepiente de algo?

Me lamento, no me arrepiento, de no haber tenido apoyos suficientes. También me arrepiento de no haber dedicado más tiempo a la familia, que incondicionalmente ha estado siempre a mi lado.

Es siempre mejor jugársela por un ideal, aunque se pueda fallar poco o mucho, que ese tipo de gente que nunca expone lo más mínimo…

Totalmente de acuerdo con ese análisis. La mayor parte de la gente en el campo que nos movemos, juega a ganador, no se arriesga lo más mínimo cuando piensa que le puede perjudicar personal, familiarmente. Somos muy pocos los españoles que nos jugamos el prestigio personal por un ideal. El materialismo es la máxima en nuestra sociedad.

Al margen de esto, está claro que han sufrido una sectaria persecución por sus ideas…

No me cabe la menor duda, hemos tocado callos de grandes dimensiones. Es tan burda y descarada la persecución que he tenido, criminalizándome y lapidándome en los telediarios y acordando un cordón sanitario o apagón informativo para que no pudiera ser el referente en España de la lucha contra la corrupción. Han querido enterrar definitivamente en esa persecución a mi persona y a la organización Manos Limpias.

¿Hasta dónde ha llegado su sectarismo?

El sectarismo de la cloacas del Estado ha llegado a cargarse el estado de derecho, los principales derechos constitucionales (derecho a la presunción de inocencia, seguridad jurídica, derecho a la propia imagen, principio de igualdad ante la Ley, derecho a un proceso justo, objetivo e independiente).

De la infinidad de casos que han llevado de gente importante (Infanta, Garzón, los ERES, 11M…..) ¿Cuál ha sido el más difícil?

Indudablemente el de la Infanta, donde se movilizaron las cloacas del Estado y las Instituciones, incluida la prensa monárquica. Es la primera vez en la historia de España, que se sentó en el banquillo de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, un miembro de la Familia Real.

La absolución de la Infanta, ha puesto de manifiesto que la Ley no es igual para todos. Se la condenó únicamente, como beneficiaria a título lucrativo (180.000 €). Los tribunales, a pesar de todos los indicios sólidos de que formaba parte y era la eminencia clave del Instituto Nóos, no se atrevieron a condenarla como cómplice y cooperadora necesaria de los negocios ilícitos de su esposo Urdangarín.

Se comprueba que en España no hay Justicia y determinados personajes tienen una impunidad casi total…

Que la justicia es igual para todos e independiente es pura falacia. No hay ni independencia judicial, ni igualdad de todos los españoles ante la Ley y la Justicia. La Justicia en España es la Institución peor valorada. El desprestigio es total. En las prisiones preventivas, en las detenciones, en las sentencias de conformidad con los fiscales, se actúa con arbitrariedad. Todo ello, ha sido denunciado en Instituciones Europeas.

120711

¿Ha sentido miedo de luchar contra un sistema que no tiene principios… y que es capaz de cualquier cosa?

Cuando uno actúa con toda honestidad, no tiene miedo a luchar contra un sistema corrupto, aunque sea consciente de las represalias. He tenido amenazas personales, telefónicas y escritas en el proceso contra Baltasar Garzón, contra Atutxa y contra la Infanta. Las denuncias en Comisaria han quedado en papel mojado.

Valore el revanchismo de las izquierdas en todos los ámbitos a raíz del Régimen del 78…

La izquierda no acepta que perdió la confrontación civil del 1936-1939. La transición ha quedado pulverizada la Ley de Memoria Histórica, es una prueba palpable del revanchismo. Tendrá que pasar otra nueva generación para que las situaciones se estabilicen. 

¿Vamos a ser los patriotas duramente perseguidos?

Por supuesto estamos siendo perseguidos de manera canallesca. Defender los valores de España y los valores morales para los españoles patriotas supone una clara y manifiesta represión. El caso Blanquerna es una muestra del sectarismo de la persecución a los patriotas.

La intención de profanar el cadáver de Francisco Franco del Valle de los Caídos es otra prueba de persecución a los patriotas.

Es inadmisible que en lo que dicen que es una democracia, no dejen ni siquiera manifestarse a un partido como VOX…

Es la prueba más palpable de esta falsa democracia. Se persiguen a formaciones constitucionales en sus manifestaciones y se pide la ilegalización. En cambio, se permite a partidos revolucionarios, cometer actos de terrorismo y no se pide la ilegalización, caso por ejemplo de la CUP y de los CDR.