En un comunicado público, los trabajadores TIGAS (Transporte Interno y Gestión Auxiliar), conocidos popularmente como celadores, denuncian que:

 

  • No se les reconoce la categoría profesional, los contratos son todos a tiempo parcial, cotizando el 89,75%, lo que significa que de 12 meses de trabajo solo cotizan 10,76 meses.
  • Su sueldo es el 60% de lo que cobran los mismos trabajadores en hospitales públicos y no llegan ni a los 1.000 €.
  • Los festivos y domingos solo les pagan la mitad que cuando se gestiona públicamente.
  • Denuncian un exceso de carga de trabajo y falta de personal, pues por la mañana la planilla es de 65 trabajadores para 71 servicios (algunos llevan 2 servicios) y nunca están todos los trabajadores, debido a bajas, accidentes, imprevistos familiares, etc.
  • Por la tarde, la planilla es de 34 trabajadores; 2 servicios para un trabajador y en plantas (hospitalización), 3 por trabajador, total 75 pacientes).
  • Por la noche 12 servicios (1 trabajador lleva 5 plantas y otros varios servicios), se están cubriendo con 12 trabajadores, uno de ellos el encargado. De lunes a viernes.
  • Los fines de semana, 50% por la mañana y 80% por la tarde.
  • La falta de personal se cubre con días libres y doblando turnos.

 

Esta gestión no significa que sea más barato para los contribuyentes.

Exigen la equiparación con los celadores públicos del SERMAS, lo que repercutirá en un mejor servicio público para los pacientes y las familias que son atendidas.

 

Desde el Comité de Empresa de los TIGAS del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, exigen una cotización al 100%, un salario digno acorde con su categoría profesional y denuncian que la Comunidad de Madrid con este tipo de gestión permite suculentos beneficios a concesionarias y subcontratas, sin importarles los trabajadores y usuarios de los hospitales públicos.