Pablo Casado decide copiar a VOX algunas estrategias de marketing político, lo que se conoce urbi et orbi como “propaganda”.

El líder gaviota, abocado hacia una centelleante espiral de desesperación, copia al Capitán España términos del argot patrio, vocablos de la jerga nacional como “reconquista” y “unidad”.

Santiago Abascal replica a su adversario político que él no es precisamente el hombre destinado a dar este doloroso paso al frente, y lo hace vestido con un uniforme de los Tercios.

Si Ronald Reagan ganó las elecciones recurriendo al folclore patrio, disfrazándose de vaquero y evocando, con donaire o gracejo, los valores de la América más genuina, Santiago Abascal, al tiempo, acabará consiguiendo algo parecido con su excelente olfato propagandístico.

VOX es un genio del marketing político. Prueba de ello es que es la formación política española con más seguidores en Instagram.

DON PEPONE