28 de Octubre de 2019

Estimados todos:

Ante los acontecimientos, que hemos vivido en esta última semana, me pronuncio para mostrar públicamente el apoyo de la asociación Instituto de Política Social Española a toda la familia de Francisco Franco Bahamonde.

Mostramos nuestro apoyo y el mío personal a la abadía benedictina del Valle de los Caídos, mi especial admiración para el P. Santiago Cantera, superior de los monjes que allí residen.

Es vergonzosa la actitud del gobierno socialista, perdieron una guerra hace años y el odio les ha podido, han atacado un lugar de oración, un lugar santo. Han atacado la libertad religiosa de unos monjes que se han visto “aprisionados” una sociedad que se ha visto sin poder acercarse a rezar al Valle de los Caídos, porque la Guardia Civil, les esperaba en la puerta con fusiles, vergonzosa la actitud de nuestros cuerpos de seguridad, me reitero a una frase que hace años se decía y que mis abuelos en varias ocasiones me decían “ La Guardia Civil, con Franco no moría” y así es como se lo pagan, los Guardias Civiles, que son quienes más le deben a Franco.

 

Como buen nieto de militares, un Capitán de Navío y un coronel, me siento en la obligación de alzar mi voz personalmente y denunciar la profanación que se ha realizado en el Valle de los Caídos. Me veo en la obligación y sería un incompetente si no dijese sin tapujos lo que pienso y piensan conmigo muchos españoles: “ Cuántos cobardes más necesita España, cobardes como Pedro Sánchez, cobardes como el Arzobispado de Madrid, cobardes como el mismísimo cuerpo militar”- Todos una vergüenza, la actitud pasota, impasible, que han tenido, dejan mucho que desear.

 

Recordando las palabras que mi abuelo Jose Luis, Coronel de Infantería, me recuerda que efectivamente vivimos tiempos convulsos y se ha perdido el amor hacia la patria y hacia nuestros jefes de estado, principalmente, un hombre entregado, un verdadero hombre, padre

y abuelo, de cuyos nietos hoy puedo dar fe, son personas con carisma de entrega y servicio.

Como bien indicaba el juramento militar que han realizado los militares hace años, era esto:

 

¡CABALLEROS CADETES!

¿Juráis a Dios y prometéis a España, besando con unción su bandera, respetar y obedecer siempre a vuestros jefes, NO ABANDONARLOS NUNCA y derramar, si preciso fuera, en defensa del honor e independencia de la Patria y del orden dentro de ella, hasta la última gota de vuestra sangre?”

 

“Sí, juramos”

“Pues si así lo hacéis que Dios os lo premie y si no que os lo demande”

Ya no queda apenas ésa entrega, penoso pero real.

 

Para finalizar, quiero denunciar públicamente la manipulación continua de varios medios de comunicación, medios que siempre entrevistan a quienes les conviene, que entrevisten por igual, la prensa de hoy en día por desgracia, es una prensa vendida, sin escrúpulos, excepto algunos medios que verdaderamente escuchan siendo neutrales.

Reitero mi apoyo y el de la institución que dirijo hacia la familia Franco y hacia el Valle de los Caídos. Mi admiración especial hacia el P. Santiago y mi repulsa hacia el Arzobispado de Madrid, quien no ha sabido defender un lugar sagrado y ha mostrado una cobardía muy clara al respecto.

Recibid un caluroso y cordial abrazo.

 

Pablo Hertfelder García

(Presidente del Instituto de Política Social Española)