Nuevo episodio del Delcygate que cada vez se parece más a la serie de Pablo Escobar. Cada vez pinta peor el escándalo de Ábalos para el PSOE, pues es muy grave lo que puede haber de fondo si se demuestra que ejecutivo español está financiado por una de las peores dictaduras de América. A estas alturas es difícil asegurar que pueda hacer caer el gobierno de Sánchez, pero en cualquier caso si estalla el escándalo le puede pasar una seria factura política a lo que habría que añadir el grave deterioro de la imagen de España en el concierto internacional.

La Administración estadounidense está tras la pista del dinero de Maduro y la presunta financiación a PSOE y a Podemos y todo parece indicar que ya tendría las pruebas pertinentes. De ahí la gravedad de todo lo acontecido en el aeropuerto de Madrid, especialmente después de las declaraciones del testigo que vio a Delcy portando varias maletas, lo que concordaría perfectamente con esta información y el puzzle va encajando pieza a pieza.

 

La administración Trump no va a está dispuesta a aceptar bajo ningún concepto la connivencia de Sánchez con la dictadura de maduro. La prepotencia de Delcy en Barajas obedece a que Maduro utiliza el apoyo prestado a Podemos y a Rodríguez Zapatero para exigir al bipartito español que margine a Juan Guaidó, algo que Sánchez ya ha ejecutado, al negarse a recibirle». En este sentido, se ha vuelto a ver implicado en los negocios irregulares del régimen venezolano el mismo Zapatero, quien también está siendo investigado en Bolivia por su apoyo a Evo Morales.