Tal y como estaba previsto, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha dado hoy nuevos detalles sobre la situación del Edificio España. El Consistorio no tira la toalla y vuelve a negociar con el grupo chino Wanda “nuevas propuestas” para remodelar el edificio ante la negativa de la empresa de continuar con la obra previamente pactada. Carmena ha señalado que hasta el momento la multinacional no les ha comunicado que renuncie al proyecto.

 

La alcaldesa de Madrid ha asegurado que siguen negociando y que el Ayuntamiento “no tiene miedo” a ofrecer la imagen de que los inversores se marchan de la capital pero es indicó que es “responsable”, quiere que “Madrid cada día sea mejor” y aspira a que un edificio ahora vacío “vuelva a ser un hotel precioso”.

 

Carmena dejó claro que sí quiere inversiones en la capital, pero recalcó que éstas siempre tienen que estar en el marco de la legalidad y suponer un beneficio para todos los madrileños. La alcaldesa ha afirmado que el propio grupo Wanda está “sorprendido” por los “rumores” acerca del supuesto abandono del proyecto y el cierre de Wanda Development Madrid, la filial de la compañía que abrió en España con el objetivo de remodelar el rascacielos.

 

Hay que recordar que el principal escollo entre ambas partes se produjo en julio de 2015, cuando el grupo pidió al Ayuntamiento tirar la fachada del edificio protegido alegando motivos de seguridad, una propuesta que rechazó el Consistorio esgrimiendo varios informes que sostenían que se podía reformar sin llegar a ese extremo. Tras una negociación, la multinacional china manifestó al Gobierno encabezado por Manuela Carmena su intención de comenzar la obra en breve sin tirar la fachada a mediados de octubre de 2015, momento desde el que no había noticias sobre el proyecto.

 

Ahora se ha conocido oficialmente que Wanda pidió al Consistorio buscar otro modo de acometer la reforma, pero el Ayuntamiento no ha explicado en qué consisten las nuevas propuestas que se están negociando. No obstante, el concejal ha recordado que la ley contempla la posibilidad de sustituir por “reproducción” un elemento protegido cuando éste no pueda mantenerse y ha insistido en que fue la Comisión Local de Patrimonio Histórico la que valoró la viabilidad de organizar la obra sin retirar la fachada ladrillo a ladrillo.

 

La alcaldesa tampoco ha podido asegurar que la obra vaya a estar terminada antes de que termine la legislatura. “Yo no puedo garantizar eso porque no sé ni siquiera cuál es el plazo de ejecución de la obra, me da la impresión de que es muy largo. Me gustaría verlo, ojalá”, ha dicho.

 

FUENTE: ABC